Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Con la flecha del esfuerzo

Marcar objetivos implica trabajar y luchar para conseguirlos. La dedicación e ímpetu es una constante en la vida del arquero olímpico Juan René Serrano, quien a sus 25 años es sinónimo de esfuerzo y constancia.

Serrano practica una de las disciplinas más legendarias en el deporte olímpico nacional: el tiro con arco. Con casi once años al lado del arco recurvo, la dedicación y el esfuerzo son sus mejores aliados, y él mismo define su concentración como “la conciencia para lograr cualquier objetivo con un pensamiento positivo”.

El jalisciense, que hoy radica en la ciudad de México, debido a sus entrenamientos y concentraciones deportivas, afirma que la recompensa que ha tenido en sus justas competitivas es parte del esfuerzo y sacrifico que inyecta en su vida, además del apoyo incondicional de su familia, su entrenador Lee Wong, y el cuerpo técnico.

Sacrificios y satisfacciones

“El esfuerzo ha sido de toda mi familia. La separación que implicó venirme a vivir a la ciudad de México, alejarme de los amigos, de la escuela, fue una etapa que implicó sacrificios, sin embargo todas las satisfacciones que me da mi carrera no las cambio por nada”, asevera el arquero olímpico.

Sus padres, René Serrano y María del Carmen Gutiérrez, junto con sus dos hermanos, Delia Casandra y David Alonso, han sido para Juan René parte fundamental en el logro de sus objetivos. La flecha que curvea en sus tiros es la analogía de la potencia de su dedicación.

Trayectoria olímpica

Actualmente, Juan René Serrano combina su carrera deportiva con su preparación académica en Ingeniería Industrial, en la Universidad del Valle de México.
El año pasado en Beijing, Juan René Serrano compitió por segunda ocasión en unos juegos Olímpicos (Atenas 2004 y Beijing 2008), donde obtuvo el cuarto lugar en su especialidad y, dejó claro que su persistencia es sin lugar a dudas la base para el éxito.

Su crecimiento ha sido exponencial. A lo largo de casi 11 años, Juan René Serrano ha madurado en su trayectoria, pues lo constata su resultado en las Olimpiadas de Beijing 2008.

“Ese cuarto lugar olímpico fue una recompensa al trabajo y un compromiso a lo que vendrá en los siguientes años, quiero llegar a Londres 2012 más fuerte y mejorar lo conseguido en Beijing”, acentúa con una enorme sonrisa.
Este joven deportista y estudiante de ingeniería industrial, es un ejemplo vivo de que el trabajo y el esfuerzo son puntos de partida para lograr los objetivos que nos planteamos.

No hay límites para soñar

Y Juan René regala a todos los jóvenes un consejo que lo ha llevado a disfrutar el sabor de la victoria.

“Todas las cosas que te propones las puedes lograr con dedicación y esfuerzo, con la mentalidad preparada, con la mira puesta en lo que quieres hacer. Nunca debes de renunciar a tus sueños, aunque tropieces”, recalca el arquero olímpico.

Sus resultados lo avalan, pues en 2007 se convirtió en el primer latinoamericano que ganó la medalla de plata en la Final de las Copas del Mundo, en Dubai, Emiratos Árabes; y en 2008, en Beijing, obtuvo el cuarto lugar olímpico en su disciplina.

Tiene la mira puesta en sus próximas competencias. El esfuerzo y dedicación están presentes en cada una de sus flechas. Juan René Serrano es una muestra de todo aquel que sueña e idealiza, y con trabajo ha conseguido perpetrar y trascender con sus logros.

También podría gustarte
Comentarios