Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Congela tus recuerdos

Hemera/thinkstock.¿Cuál elegir? ¿Es mejor la más cara? ¿Qué tips son fundamentales para no errar en la compra? ¿Quieres una cámara automática o prefieres dar rienda suelta a la creativa que llevas dentro? ¿Es importante que sea muy pequeña? ¿Qué calidad de imagen buscas: profesional o aficionada?
Las opciones son múltiples. Desde cámaras compactas y automáticas hasta profesionales o híbridas (modo manual y automático).
Esta última permite tener más opción sobre las imágenes a capturar. Se puede incidir sobre el enfoque, la óptica, el uso o no de flash, etc. Las cámaras digitales compactas son las más comunes y las preferidas por los aficionados.

Son pequeñas, pesan poco y ofrecen muchas funciones automáticas.
Las ultracompactas son aún más pequeñas, algunas incluso del tamaño de una tarjeta de crédito, pero con las mismas cualidades que las compactas.

El decálogo del clic

1.- Resolución. Uno de los aspectos más importantes para adquirir una cámara es la resolución, es decir, la nitidez de las fotos. Se mide por píxeles o cuadrículas
que dividen cada imagen.
La relación es sencilla: más píxeles o megapíxeles, mejor imagen.

El consejo es que si lo que se desea son fotos familiares, con una de 1.3 megapíxeles es suficiente. Para hacer trabajos profesionales, 2.3 megapíxeles y para tomas tamaño cartel o publicidad, lo ideal es de 3.3 a 5.

Hemera/thinkstock.2.- Visor óptico o pantalla líquida. El primero es como las cámaras de siempre y tiene la ventaja de no consumir tanta energía como la pantalla líquida o LCD. La desventaja es que puede dar errores de cobertura.

El visor de pantalla LCD permite observar antes de hacer clic, además de revisar las ya obtenidas, manipularlas o borrarlas. Una desventaja es que en condiciones de extrema luminosidad es prácticamente imposible observar algo en este tipo de pantallas.

3.- Disparo. ¿Has observado que cuando disparas tu cámara tarda en tomar la foto y eso te desespera? La razón es la resolución.

En las digitales con alta resolución, los disparos son rápidos, hasta tres por segundo. Cuando la resolución es media o baja, hay una diferencia de un segundo entre el disparo y la toma.

4.- No compres accesorios innecesarios. Más no siempre es mejor. Si no necesitas
dispositivos adicionales a los básicos de la cámara, no tiene sentido adquirirlos.
Al final, no los utilizas y terminan quedándose obsoletos.

5.- Conexión USB. Es indispensable para la descarga rápida de fotos en la computadora, al igual que adquirir baterías recargables.
Lo ideal es tener dos para poder usar siempre la cámara mientras la otra se recarga.
Si la cámara lleva incluido cargador y baterías Ión Litio (más energía y menos peso), mucho mejor.

6.- Impresión. Si quieres imprimir tus propias fotos, cerciórate de que la impresora tiene calidad fotográfica, soporte técnico y que sea compatible con cualquier papel fotográfico.
Es importante que tenga tanques de tinta independiente, ya que permite cambiar sólo el color que se consume.

7.- Fotos en la tele. La tecnología permite visualizar las imágenes en distintos soportes. Así que si quieres disfrutar en familia de ellas y proyectarlas en
una televisión, asegúrate de que tengas dispositivos para conexión a TV.

También es obligada la conexión a impresora, aparatos de video y puertos SCSI.

8.- Digital versus tradicional.
Una película de cámara tradicional tiene una resolución superior a los 30 millones de píxeles. La más moderna de las cámaras digitales para aficionados sólo proporciona una superior a los 5 millones de píxeles.

La digital permite almacenar imágenes que pueden conservarse para su reproducción e impresión cuantas veces se requiera, con la misma calidad.

La reproducción de imágenes en el método tradicional implica ir al laboratorio fotográfico y costo extra. Sobre la imagen digital se pueden realizar gran cantidad de procesos de retoque informático que facilitan copias con mejor calidad que los originales.

9.- Memoria. Los equipos digitales almacenan las imágenes en tarjetas de memoria que tienen capacidades de 8MB hasta 32GB.

La cantidad de fotografías que caben en la memoria depende de la calidad de las imágenes: a mayor resolución, mayor espacio ocupan y menos fotos caben.

Las cámaras digitales manejan dos tipos de memoria, interna y externa.
La mayoría de las cámaras no profesionales tienen una memoria interna con capacidad para almacenar más de 100 imágenes en baja resolución. La memoria externa es la tarjeta que se inserta en una ranura de la cámara.

Antes de comprar una cámara digital, es importante averiguar en el mercado el precio de las memorias, la capacidad disponible y la facilidad para conseguirlas.

10.- Amigable. Una cámara fácil de manejar es la opción más aplaudida. Botones fáciles de identificar, pantalla grande, opciones de conexiones a la vista y batería recargable. Menos problemas siempre es lo óptimo.

También podría gustarte
Comentarios