Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Conoce los tres tipos de elogio a un hijo

1. Elogio por un logro (lo que hace)

Identifica cómo los elogios fortalecen o afectan la autoestima de tus hijos.
iStockphoto/Thinkstock

Es el más común. Cuando tu hijo haga algo bien, dícelo, del elogio es de donde una persona obtiene la confianza en su capacidad. Sólo puede resultar contraproducente si es el único que se expresa. Muchos altos ejecutivos que sacrifican su vida familiar y su salud por alcanzar el éxito, fueron elogiados de niños sólo por el logro y a menudo lo que los impulsa es el terror al fracaso.

El elogio al logro pierde su poder si se le usa indiscriminadamente, ya que lejos de fortalecer la autoestima puede promover el “narcisismo”, el ensimismamiento, la incapacidad de ganarse amigos o una ira irracional.

2. Elogio por el proceso (por cómo lo hace)

Identifica cómo los elogios fortalecen o afectan la autoestima de tus hijos.
iStockphoto/Thinkstock

Es el que se expresa por el esfuerzo, inventiva, constancia a la perseverancia, es el más efectivo. El elogio al proceso no considera los resultados ni la ayuda de los adultos para mejorar las tareas del niño.

Si un niño es elogiado por esforzarse mucho, aunque haya obtenido una calificación promedio, lo más probable es que la próxima vez obtenga una mejor. Seguirá empleando las técnicas y maneras de pensar que fueron elogiadas y que con seguridad le darán una sensación de dominio y de éxito, los cuales son factores determinantes para fortalecer la autoestima así como prevenir y curar la depresión.

3. Elogio a la persona (por ser quien es)

 Identifica cómo los elogios fortalecen o afectan la autoestima de tus hijos.
iStockphoto/Thinkstock

Las personas necesitamos sentirnos valoradas por ser quienes somos, sin tener que esforzarse por este reconocimiento. Éste es el elogio que fortalece las relaciones por excelencia.

Entre líneas se expresa: “Te quiero y no voy a abandonarte”, ya que no hay nada que el niño tema más, que el abandono y el rechazo, ésta debe ser una reafirmación continua y vital. Muchos adultos se siguen viendo afectados por este temor.

También podría gustarte
Comentarios