¿Conoces las terapias alternativas?

Aunque siempre es aconsejable consultar con nuestro médico, lo cierto es que estas terapias alternativas son una ayuda valiosa y aceptada en nuestra eterna lucha contra el dolor.


Acupuntura: agujas que curan

Es una de las prácticas médicas más antiguas que existen. Proviene de ese verdadero arsenal de conocimientos que es la cultura china.

¿Cómo funciona?

Consiste en identificar el padecimiento para corregir los desequilibrios en la distribución de energías yin (negativas) y yang (positivas), para restablecer el correcto flujo del chi, que es la energía vital, responsable de nuestra salud.

Para lograr esto, se introducen agujas finas en puntos muy específicos o “meridianos” (hay cerca de 400 en el cuerpo) para aumentar la energía cuando es insuficiente, o liberarla cuando es demasiada.

¿Para qué es efectiva?

La acupuntura tiene una eficacia comprobada contra los esguinces, los dolores de espalda, los musculares, las migrañas y los dolores de cabeza por tensión.

La homeopatía: curar con lo similiar

La medicina alópata busca combatir los síntomas, mientras que la homeopatía se basa en el concepto de que para curar una enfermedad, hay que utilizar uno de los principios que la está causando. Es algo como combatir fuego con fuego, y también es el origen de las vacunas, en donde se inocula un determinado tipo de virus para que el cuerpo cree anticuerpos contra él.

¿Cómo funciona?

Nadie está muy seguro de su funcionamiento, aunque se basa en productos diluidos que son sacudidos enérgicamente para aumentar sus propiedades.

¿Para qué es efectiva?

No trata el dolor específico, sino que más bien alivia a una persona que sufre, tratándola en forma integral, específica y completamente personalizada. No está indicada como tratamiento único en las enfermedades crónicas, en donde se usa en combinación con las terapias tradicionales.

La mesoterapia: directo contra el dolor

Inventada por el doctor Michel Pistor a mediados del siglo pasado, esta terapia está teniendo cada vez más adeptos.

¿Cómo funciona?

Consiste en inyectar medicamentos en muy pequeñas cantidades en las regiones cercanas a la lesión o a la región dolorosa, en una serie de puntos agrupados y con la ayuda de minúsculas agujas.

¿Para qué es efectiva?

Se indica principalmente contra los dolores periféricos o superficiales, como dolores de espalda y extremidades, esguinces, tendinitis, distensiones musculares, calambres, dolor de dientes y migraña.

Medicina naturista

Aunque no todo lo natural es necesariamente bueno (muchos venenos son naturales y matan), existen muchos médicos naturistas (que además deben ser alópatas) que aplican estas terapias con éxito en cierto tipo de pacientes.

¿Cómo funciona?

Se basa en los poderes curativos de las plantas y productos naturales, combinados para lograr el efecto deseado.

¿Para qué es efectiva?

Puede utilizarse contra el dolor agudo, el causado por inflamación y el malestar metabólico, como el que se produce cuando comemos de más.

También podría gustarte

Comentarios