Consejos para convivir con un hijo hiperactivo

Consejos para convivir con un hijo hiperactivo
iStockphoto/Thinkstock

Como papás, la hiperactividad de los hijos suele rebasar nuestra paciencia y en ocasiones es agotador tratar de pedirles un comportamiento que por su naturaleza, no podrán tener. Mejor tranquilízate y recuerda que el déficit de atención es un trastorno neurológico. Tu hijo es un niño con necesidades especiales que debes tomar en cuenta y trabajar mucho para ayudarlo a ser mejor.

Tu hijo hiperactivo cuenta contigo

Los papás juegan un papel fundamental en su desarrollo, lo más importante es que estés consciente de que son ustedes la base en la que el niño sustenta sus valores y el concepto de disciplina y autoridad, así que no olvides conservar ese respeto pero al mismo tiempo acuérdate de que sus papás son su modelo a seguir y su fuente de seguridad. Mucho depende de los papás la evolución de su concentración.

Te damos unos consejos para que sea más fácil la convivencia con tu hijo hiperactivo y puedas ayudarlo

Una de las primeras tareas es lograr en el hogar un ambiente estable para tu pequeño. La familia de tu hijo debe ser muy organizada y con una estructura bien definida y clara. Cuida su entorno y la forma en que se llevan entre sí todos los miembros de la familia.

  • Trabajo en equipo.Obtendrás mejores resultados si te pones de acuerdo con su educadora o maestra y puede ser que también con otros profesionales como los psicólogos.
  • Establece normas.Déjale en claro a tu pequeño qué es lo que se espera de él. Sin embargo, sé consciente de lo que puedes esperar de tu hijo, no exijas demasiado para su edad y tampoco sobreprotejas. Haz que las reglas se cumplan.
  • Castigos efectivos.Los castigos no deben exceder un tiempo determinado, ya que puedes ocasionar ansiedad en tu hijo y sería contraproducente. Hazlo obedecer, pero todo debe ser con medida y precaución.
  • Paciencia.Cuenta hasta diez, mil o un millón pero no pierdas la paciencia. Tu hijo necesita apoyo y de toda tu disposición.
  • Metas pequeñas. Es más fácil avanzar paso a paso y reconocer la evolución en su comportamiento.
  • Estimúlalo. No te concentres en las conductas negativas, también reconoce y presta atención a su desarrollo.
  • Actividades. Encuentra una actividad que le guste al niño y requiera disciplina. La natación por ejemplo, servirá para su flujo de energía y canalizar su atención en lograr ciertas metas.

También podría gustarte

Comentarios