Contra el acné

Hemera/ThinkstockEl acné es un desequilibrio común de las glándulas sebáceas de la piel, caracterizado por la formación recurrente de puntos negros, espinillas, granos o abscesos en la piel. El acné se presenta particularmente en la cara o en la espalda, pero también puede estar en hombros, brazos y pecho.

Su incidencia es mayor durante la pubertad, la adolescencia y el síndrome premenstrual, que es cuando las hormonas tienen una influencia aumentada y hacen que la actividad en la secreción de grasa de las glándulas se encuentre en su máximo nivel, de tal manera que cuando hay un desajuste hormonal, puede ocurrir, aunque no estés cruzando por ninguna de las etapas anteriores. El estrés psicológico puede ser una causa significativa del acné, de tal manera que todos los nutrientes que estén involucrados en esta reacción metabólica deben cuidarse y aumentarse en la alimentación.

Una adecuada nutrición e higiene, junto con ejercicio, descanso adecuado, aire fresco y limpio y un poco de luz solar son puntos clave en la salud de la piel.

Mitos y realidades

Estudios refieren que el chocolate, las papas fritas, las nueces, el refresco de cola, los mariscos, la pizza y los alimentos con alto contenido de grasa no causan acné. Sin embargo, se sabe que algunas personas son sensibles a algunos alimentos y que el problema ya existente empeora al aumentar el consumo de alguno de éstos.

Estudios recientes confirman que el consumo excesivo de yodo, por ejemplo en la sal, causan acné. La comida rápida contiene 30 veces más yodo que el permitido. La leche es alta en yodo, de tal manera que el alto consumo de sal, de comida rápida y de leche son causantes de acné.

El calcio ayuda a mantener el equilibrio ácido-base de la sangre y existen sustancias como el ácido oxálico (presentes en el chocolate, la cocoa, las espinacas y el ruibarbo) que pueden inhibir la absorción de calcio.

Nutrientes que ayudan a combatirlo

Vitamina A: es esencial para una piel limpia y sana (5000-10000 UI diarias), sin embargo, dosis muy altas de vitamina A son peligrosas y tóxicas para muchas personas.
Se recomienda tomar la vitamina A en forma de beta carotenos, presentes en muchos alimentos como las zanahorias, los jitomates, la papaya, la yema de huevo, la berenjena, los pimientos morrones.
Zinc: es un supresor de bacterias y un elemento necesario en la producción de grasa por las glándulas sebáceas. Este mineral se ha medido en muchos pacientes con acné y se ha descubierto que se encuentra disminuido en casi todos los pacientes que sufren acné.

Alimentos ricos en zinc son el germen de trigo, los cacahuates, el pavo, el hígado y algunos moluscos y crustáceos. Un suplemento diario de picolinato quelado de zinc (15 a 45 mg al día) se recomienda y se han obtenido extraordinarios resultados con ello.

Complejo B:
se ha estudiado el complejo B en altas dosis, principalmente de riboflavina (B2) y piridoxina (B6) y se han obtenido muy buenos resultados. Alimentos ricos en vitamina B son los productos magros de origen animal, como pescado, pollo, carne magra y lácteos bajos en grasa con moderación.

El ácido pantoténico, parte del complejo B es el nutriente que hace que no se formen puntos negros y está presente en cereales integrales, verduras de hojas verdes y productos de origen animal.

Vitamina C: ayuda a que no se siga contagiando la piel en más lugares. Alimentos ricos en vitamina C son: guayaba, naranja, limón, toronja, chile, mango y piña, entre otros.
Vitamina D: ayuda a guardar el calcio en el cuerpo y evitar su excreción, la vitamina E previene la formación de cicatrices y le da elasticidad a la piel para recobrarse mas rápido de la inflamación.

Niacina:
Los alimentos ricos en niacina son: los cacahuates, el atún, el pollo, el bacalao, el salmón, el cordero, la carne de res magra, el jamón cocido y el puré de papa.

También podría gustarte

Comentarios