Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Controla el enojo de tus hijos

 

Controla el enojo de tus hijos
Stockbyte/Thinkstock

Los medios de comunicación influyen en la agresividad infantil; el cine, la televisión, las revistas y los videojuegos muestran una gran cantidad de violencia que resulta una escuela para el aprendizaje de actitudes agresivas en los hijos.

Muchos padres estamos muy preocupados por los niveles de enojo que están presentando los niños y los jóvenes, pero continuamos permitiendo largas horas de exposición a la violencia en los medios de entretenimiento.

Nos puede llegar a asustar y preocupar cualquier manifestación de enojo en nuestros hijos

Sin embargo este sentimiento es normal y en muchos momentos sano. Es la señal más clara para los papás de que algo está pasando en el interior del niño, que necesita atención inmediata. Y si la ayuda que se le proporciona es empática, comprensiva, firme y se orienta al manejo de las emociones, el enojo desaparece.

Controla el enojo de tus hijos
Stockbyte/Thinkstock

Es común que el niño tenga tendencias agresivas para reafirmar su personalidad

Esto no es malo, ya que la agresividad bien encauzada resulta una cualidad (iniciativa, perseverancia, deseos de superación).

Sin embargo, en algunos niños esa agresividad los lleva hacia un deseo de dominar, de manejar en forma destructiva los derechos de los demás para obtener lo que ellos desean, mostrando un comportamiento violento y sin autocontrol afectando su relación con familiares, maestros y compañeros. Otros niños prefieren reprimir su enojo, lo cual también es dañino.

Situaciones que pueden provocar enojo:

Controla el enojo de tus hijos
Stockbyte/Thinkstock

* Gritos y regaños excesivos de los padres.
* Cuando les quitan algún juguete o invaden su espacio.
* Agresión física de algún familiar o compañero en la escuela.
* Los conflictos por insultos o provocaciones.
* El rechazo (ignorar o excluirlo de un juego o actividad).
* La inconformidad, por ejemplo, cuando se les insiste a los niños que hagan algo en particular como recoger sus juguetes, meterse a bañar, prestar sus cosas etc.
* La frustración de no lograr algo.

Las conductas agresivas pueden ser corregidas

Desarrollando en los niños el sentido de responsabilidad en cuanto a sus emociones y sus actos, dándoles confianza y estimulando su comportamiento espontáneo de acuerdo a las etapas de su desarrollo.

Es latente el riesgo de que un niño o adolescente desarrolle una agresividad negativa y ésta aumente notablemente cuando se sienta desarraigado de su familia o de la escuela, o cuando se le ha concedido una libertad mayor de la que puede manejar de acuerdo a su grado de madurez personal y su edad.

Controla el enojo de tus hijos
Stockbyte/Thinkstock

Los padres pueden ayudar a sus hijos a enfrentarse con el enojo al orientar la comprensión y manejo saludable de esta emoción

* Crear un ambiente emocional seguro, con límites claros y firmes. Un ambiente sano le permite a los niños reconocer los sentimientos, positivos y negativos.

* Como padres ser un ejemplo de manejo responsable del enojo. Los niños tienen limitada su capacidad de comprender cuando los adultos manifiestan mucho enojo. Los papás más eficaces en ayudar a los niños a controlarlo son los que lo reconocen, aceptan y se hacen responsables por sus propios sentimientos, sin culpar a los demás. Es triste ver como se puede culpar al niño cuando se expresan frases como: “¡Tú me haces estallar, por eso te grito!

* Ayudar a los niños a poner nombre a las emociones. Enseñarles que tienen un sentimiento y que pueden usar una palabra para describirlo. Por ejemplo: enojado, irritado, molesto, furioso etc.

* Cultivar en los niños el hablar de las situaciones que le producen enojo.

Controla el enojo de tus hijos
Stockbyte/Thinkstock

* Utilizar historias sobre el enojo para ayudar a los niños a comprender y manejar esta emoción. En casi todos los cuentos hay alguien enojado. Los niños pueden llegar a identificarse con algún personaje y sus sentimientos, esto le facilitará encontrar diferentes maneras de poder manejarlo.

* Una forma de canalizar su agresividad es proporcionarles pinturas, plastilina, una pera loca, arena, agua, arcilla y otros elementos de actividad física y diversión. En un momento de enojo del niño se le puede pedir que dibuje cómo se siente.

* Cuando un niño entre dos y cinco años esté muy agresivo, puedes tomarlo de la mano y hacer una carrera rápida, hasta que se haya liberado de ese enojo; entonces, aminora el paso hasta caminar. Verás que su agresividad baja considerablemente; ya tranquilo es buen momento para platicar con él. No es necesario decirle al niño la intención de la carrera.

También podría gustarte
Comentarios