Conversaciones financieras

La discusión con la pareja, el sermón que le diste a tu adolescente o el momento incómodo que pasaste con un amigo… lo más probable, es que al menos una de estas situaciones hayas involucrado al tema del dinero.

El dinero es un asunto emocionalmente cargado. Cada persona trae consigo un bagaje familiar e historia que afectan su manejo. Pero si no aprendes a discutirlo adecuadamente, podría causarte un daño tanto a tu cartera, como a su relación con aquellos que estimas.

Conversaciones con la pareja

¿A dónde se va el dinero?

Porqué es importante discutirlo:
Si no conoces la forma en que se están destinando los ingresos, podrías tener una desagradable sorpresa. El error número uno de las mujeres que viven en pareja, en cuanto al dinero, es no involucrarse en su administración.

El momento para hablar:
Lo antes posible. Todas las parejas necesitan tener esta discusión, aun cuando sus finanzas estén en buen estado. Es importante mantener una comunicación constante, pues las prioridades cambian a lo largo del matrimonio, y la deuda se puede colar sin que nos demos cuenta.

Primer paso:
Sugiérele a tu pareja que ambos, en conjunto, lleven un registro durante un mes de sus gastos personales y del hogar. El clásico consejo de centrar los enunciados en lo que “yo siento” (a diferencia de lo que “tú haces”), aplica con especial importancia en este explosivo tema.

¿Quién se encarga de las finanzas familiares?

Por qué es importante discutirlo:
Porque frecuentemente, cargamos con resentimientos por sentir que “yo hago todo el trabajo” o que el otro “no participa”. Si consideras que las finanzas se están saliendo de control o que estás manejando tareas que no comprendes, podrías caer en incumplimientos y adeudos, lo que a la larga generará mayor resentimiento y conflicto.

Primer paso:
Realiza una lista de todas las tareas financieras que se hagan en el hogar, desde el pago de la tarjeta de crédito, hasta la contratación de seguros, pasando por pagos de servicios y otros.

Cómo abordarlo: Sugiere realizar una junta mensual de finanzas familiares. Al tratarse de una cita con un tema específico, es más fácil mantener los ánimos moderados y dedicarse a trabajar. En la primera junta, revisa la lista y discute la posibilidad de redistribuir las responsabilidades. También es buena oportunidad para aprender lo que no sepas (por ejemplo: ¿qué pasa si hago pagos adelantados en el financiamiento del auto?, ¿por qué se están pagando tantos intereses a las tarjetas de crédito?), e involucrarse.

¿Cómo vamos a solventar la educación superior de los hijos?

Porqué es importante discutirlo:

Como padres, deseamos lo mejor para nuestros hijos. Pero en ocasiones, la única forma de lograr objetivos como el de una educación superior en una institución privada, es a través de una cuidadosa planeación que no arriesgue nuestra integridad financiera ni genere endeudamiento a una altura de la vida en que no nos quedan tantos años productivos.

El momento ideal de hablarlo:
Esta conversación debe iniciarse tan pronto como nacen los hijos. Así habrá oportunidad de contribuir durante un plazo extendido a un fondo para su educación. Una vez que el chico comience a hablar de la universidad (lo que sucede alrededor de secundaria), es momento de involucrarlo en el tema de los costos.

Es importante no desanimar ni asustar al chico, sino simplemente explicar que el costo puede ser un factor para decidir a qué Institución acudirá, y que habrá que barajar varias opciones para hacerlo realidad.

Conversaciones con los hijos

“No necesitas esa nueva consola de video-juegos”

Porqué es importante discutirlo:
Conocer la diferencia entre deseos y necesidades es esencial para formar hábitos de consumo sanos.

Cuándo iniciar la conversación:
Tan pronto los hijos comienzan a preguntar por el costo de los distintos artículos que les gustan, generalmente entre primero y segundo año de primaria. Y enfatiza la lección entre los adolescentes y pre-adolescentes, tan susceptibles al “marquismo”.

Primer paso:
Darles una mesada o “domingo”, y fomentar la realización de pequeñas tareas pagadas, de manera que puedan reunir dinero y aprender a administrarlo. Verás que “milagrosamente”, los chicos ejercen mayor cautela en sus decisiones de compra cuando se trata de gastar su dinero.

Conversaciones con los padres

¿Tienen fondos suficientes para su retiro?

Por qué es importante:
Los costos de vida y cuidado de la salud de un adulto mayor pueden causar enorme presión en una familia, especialmente si todavía hay hijos en casa, que dependan económicamente de ti.

Cuando abordarlo:
Aunque tus padres sean relativamente jóvenes o estén activos económicamente, es importante discutir planes a largo plazo. Habla con tus hermanos para ver si alguno ha tenido esta conversación con ellos, y aborda el tema con delicadeza.

Cómo iniciar la conversación:
Para iniciar el diálogo con los padres, comienza con un comentario casual: “Te noté preocupado por el costo de los medicamentos, ¿pasa algo?” Quizá tengas que sacar el tema varias veces antes de obtener respuesta.

También podría gustarte
Comentarios