Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Corrector para tu rostro

El corrector disimula imperfecciones como ojeras, barritos, venas, cicatrices, líneas de expresión y lunares. Suele ser un poco más espeso que las bases de maquillaje y con diferentes texturas. La clave para elegir el mejor depende del tono de la piel de cada una. Un tono equivocado llamará la atención ajena hacia el defecto en lugar de disimularlo. También influye el color de aquello que deseas ocultar, como las ojeras.

Tono y textura

El tono más conveniente para ti es el que más se parezca al tono de tu rostro. Cualquier otro llamará más la atención. Si tu piel es seca, un corrector líquido permanecerá más tiempo. Si es sensible, busca uno hecho con pigmentos minerales. Por lo general, el líquido o en mousse ayuda a ocultar las ojeras, mientras que uno en barra o en lápiz permite cubrir barritos y cicatrices.

Su aplicación

Aplica el corrector con una brochita especial, con una esponja o con la punta de tus dedos. Da ligeros toquecitos hasta fundirlo con el tono de tu piel, sin frotarlo. Termina con un poco de polvo translúcido para dar una cobertura adicional. Si necesitas usar una base líquida, muchos expertos sugieren aplicarla antes del corrector: haz la prueba para descubrir cuál técnica te funciona mejor. Si necesitas aplicar corrector cerca de tus ojos, procura que se funda bien con el tono de tu piel, sin frotarlo. En este caso, prefiere una opción a prueba de agua.

¿De colores?

Aunque la regla es que el tono del producto debe parecerse lo más posible al de tu piel, también hay correctores de colores para neutralizar problemas específicos. Este tipo de correctores se ofrece en tonos verde, amarillo y lavanda. Para saber cuál usar, necesitas definir de qué color es el defecto que deseas ocultar.

Amarillo: este tono neutraliza al azul; en otras palabras, oculta ojeras, moretones y hasta tatuajes. También ayuda con los enrojecimientos ligeros.

Lavanda: oculta las imperfecciones amarillentas y verdosas, por lo que está recomendado para golpes que han tomado ese color y cuando la piel luce muy pálida. También ayuda a corregir ojeras muy oscuras si tu piel es morena.

Verde: neutraliza las áreas enrojecidas de la piel. Es ideal para disimular barritos, venas y enrojecimientos intensos.

 

También podría gustarte
Comentarios