Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Crecer… duele

Ryan McVay/Photodisc/ThinkstockPapá y mamá se preocupan porque no saben de su origen, sin embargo, los expertos afirman que a esta edad los huesos de los niños están creciendo y en consecuencia, hay un estiramiento tanto en nervios, como en vasos sanguíneos y músculos.

Casi siempre los dolores aparecen por las noches, no les duelen las articulaciones, sino que el dolor se presenta en donde hay huesos largos: en los muslos, en los brazos y en ocasiones, en las corvas (atrás de las rodillas). No hay presencia de enrojecimiento, moretones o hinchazón. El malestar puede durar varias horas o unos cuantos minutos.

Los especialistas nos dicen que los dolores aparecen con mayor frecuencia cuando los niños hacen mucha actividad física.

Tú puedes ayudar a aliviar estos dolores aplicando calor en la zona afectada. 
Habla con el pediatra para saber si te autoriza a darle algún analgésico, pero es indudable que la mejor medicina será un suave masaje que les dé mamá o papá.

También podría gustarte
Comentarios