Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Críticas, tan incómodas como benéficas

Has hecho un gran esfuerzo y por fin la presentación de tu nuevo proyecto laboral fue aceptado y aplaudido por tu jefe, pero cuando compartes el logro con la más cercana de tus colaboradoras no tarda para soltar el primer dardo: “La exposición te quedó bien, ¿pero te fijaste que comprometiste tu horario de trabajo? Una vez más quedó demostrado que no tienes carácter, deberías de…”

Este es sólo una pequeña muestra de las miles críticas negativas a las que puedes estar sometida, aunque también está el otro lado de la moneda: quien lo hace de manera positiva y sus comentarios contribuyen a que cada vez seas mejor en lo que realizas.

Si crees que no estás libre de recibirlas, aprende a lidiar con ellas y aprovecha el punto de vista de los demás para que lejos de causarte temor y malestar, te sirva como impulso para reconocer tu esfuerzo, tus limitantes, así como las áreas de oportunidad que posees.

Crece ante el castigo

Rafaella aspira a ser escritora, aunque recibió formación no tiene la experiencia necesaria. Cuando su editora le hace ver sus fallas, lejos de poner atención en lo que ella le dice, tiende a fijarse en el cómo; el resultado es fatal “porque no aprovecha el conocimiento de su formadora para aplicarlo en su trabajo y está más preocupada por ser víctima, por lo mismo corre el riesgo de convertirse en el peor juez de su trabajo, vivir eternamente inconforme y temerosa de lo que los demás opinen de ella”, explica el psicólogo Luis Escorcia, catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Cualquiera que sea la crítica ocúpate de rescatar lo que sea de valor para ti. Por ejemplo, cuando nos referíamos a que alguien desvirtuara tu proyecto laboral debido a tu supuesta incapacidad de proteger tus horarios de trabajo, surge como llave de aprendizaje que en el futuro deberás considerar el tiempo que invertirás en esa labor y si requerirás de apoyo externo. Ten por seguro que aunque la intención de quien hizo el comentario no pretendía ser buena, tu capacidad para sustraer lo que te convenía lo transformó en algo afortunado.

Cuando eres tu peor crítico

La exigencia en este sentido es clara: no puedes convertirte en presa de ti misma y de quienes te rodean. De pronto es muy fácil juzgar con severidad cada paso que das e incluso hasta validar lo que el resto de la gente opina.

Por eso no podemos dejar de recordarte que parte de aceptar la crítica es tener una adecuada autoestima; con ella desarrollarás la capacidad de separar lo que es positivo para ti a partir de que reconozcas tus fallas y aciertos, y cumplas con tus propias expectativas antes que con las de quienes te rodean.

Muchas personas que alcanzan el éxito, se lo deben precisamente a que estuvieron abiertas a escuchar las críticas. El psicólogo Luis Escorcia va más allá y sugiere que pidas a tu juez un informe oral detallado de lo bueno y malo que ve en tus actuares. A más información, dice el experto, más idea de las áreas de crecimiento y de estabilidad tendrás a tu alcance. Dale un giro a la concepción negativa de ser juzgada y empieza a gozar de las mieles de estar en el ojo del huracán.

Tu crítica me fortalece

Saca provecho de quienes tienen a bien hacer una evaluación de ti. Conoce tu cuestionario base para mejorar:

  • ¿Cuáles consideras que son mis aciertos?
  • ¿Qué cualidades observas en mí, para modificar mis errores?
  • ¿Por qué piensas que estoy equivocada en mi proceder?
  • ¿Puedes ofrecerme algunas soluciones?, no para actuar como lo haría tu crítico, sino para poder ver otras alternativas.

Para leer
No cuentes conmigo
, de Pilar Guerrero. Ediciones Obelisco

También podría gustarte
Comentarios