Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Cuando la pareja te dice: “Necesito un tiempo”

Cuando la pareja te dice: “necesito un tiempo”
Goodshoot/Thinkstock

Todas las parejas viven encuentros y desencuentros en su relación. No todo es miel sobre hojuelas. Lidiar con los malos momentos es una tarea difícil. Esos malos momentos están matizados de tristezas, decepciones, enojos y miedos.

Cuando alguno de los dos en la relación de pareja está siendo presa de esas emociones, es fácil que caiga en una disyuntiva que sin duda hay que resolver. Por un lado, “te sigo queriendo pero… por otro lado, me siento lastimado y herido”.

Cuando alguno de los dos se siente así, es cuando “pide un tiempo”

A veces, ese tiempo es como un grito desesperado para que desaparezca lo que estamos sintiendo. Cuando menos que sea el tiempo el que se lleve esas emociones que nos hacen sufrir, principalmente la tristeza, el enojo o el miedo de que se repita en el futuro una situación que nos hizo sufrir.

Cuando la pareja te dice: “necesito un tiempo”
Goodshoot/Thinkstock

A veces la distancia sí funciona, siempre y cuando sirva para dar alivio a esas emociones

El problema es que no se arregla el conflicto y, lo que es peor, puede dar pie a que crezcan los malos entendidos entre ambos; junto con esto también se podría incrementar el resentimiento y que la distancia afectiva se torne abismal porque alguno de los dos experimenta una sensación de abandono y ambos se llenen de más dudas, es decir, la pareja corre grandes riesgos con la decisión de una separación temporal, sobre todo cuando no conoce las reglas para que funcione adecuadamente.

¿De qué depende que “un tiempo” funcione?

Cuando la pareja te dice: “necesito un tiempo”
Goodshoot/Thinkstock

Las separaciones en la pareja, no siempre son exitosas. Hay que respetar una serie de reglas para realmente sacarle provecho al tiempo de separación.

1. Enfocarnos en algo…

La primera regla para tener éxito, es tener claro qué queremos lograr con esa separación temporal y no perder el foco de nuestra atención. En mi experiencia como terapeuta de parejas, te recomiendo que lo que se puede lograr es que las “aguas se calmen”, es decir, que las emociones bajen y que así se logre tener mayor claridad en las decisiones que se deban tomar. Para tener éxito en este objetivo es importante no “darle cuerda” a esas emociones. Por ejemplo, mientras más pensamos en las razones que nos hicieron enojar, más nos enojamos.

Cuando la pareja te dice: “necesito un tiempo”
Goodshoot/Thinkstock

Por lo tanto, debemos crear nuevos mecanismos para ayudar a nuestra mente a enfocarse en liberar esa emoción y dejar esos hábitos que a veces sirven para incrementarla. Dirige tu mente hacia donde tú quieres y no hacia donde te lleve la emoción. Esto se puede lograr poniendo atención en la siguiente pregunta: ¿Qué debe cambiar para que estemos mejor como pareja? De esta forma lograrás que tu mente se enfoque en algo positivo, en la transformación de alguna actitud, en generar nuevas formas de abordar conflictos futuros, en revisar aspectos que no funcionan en la relación.

2. Definir el tiempo de separación


Cuando la pareja te dice: “necesito un tiempo”
Goodshoot/Thinkstock

La segunda regla es que el tiempo de separación no sea indefinido. Por más corto que éste sea, debe haber una fecha límite para que la pareja vuelva a tener un contacto. Esta fecha no tiene que ser puesta en función de la “recuperación del bienestar” de la persona que solicitó el tiempo. Puesto que nadie puede definir la hora y el día exacto en que se sentirá otra vez bien, es decir, “Dentro de 8 días ya me recuperé… Háblame…”. Se debe establecer fecha, hora y lugar de encuentro.

3. Hacer acuerdos en pareja

La tercera regla es que lleguen a acuerdos de qué se vale y qué no se vale durante ese tiempo de separación. Por ejemplo, no permitir interferencias de terceras personas, ni dar “picones”, no estar en actitudes vengativas: “Ahora que sienta lo que yo sentí”. Otra cosa que no se vale es castigar, a veces el silencio y la distancia es usada para que el otro entienda lo que nos lastimó y lleva implícito el mensaje de que “A mí no me vuelves a hacer esto”… Es mejor conversar sobre el impacto que tuvo la actitud que nos ofendió o nos lastimó y llegar a acuerdos.

Se recomienda que las parejas no utilicen la separación como un método de solución a sus conflictos porque se corren muchos riesgos que pueden conducir al rompimiento definitivo de una relación que vale la pena.

Si has sentido ganas de “darte un tiempo” y tienes inseguridades al respecto, escríbenos tus inquietudes…

También podría gustarte
Comentarios