Cuida tu corazón

Por Emmanuel Maldonado

Hemera/ThinkstockEl corazón es un músculo que despliega un poder increíble desde mucho antes de que nazcamos. Es la bomba más eficiente creada por la naturaleza y no se detiene por ningún motivo mientras existimos. De su buen desempeño depende la calidad de nuestra vida. Sus mecanismos de regulación y de funcionamiento son varios y todos muy delicados, por lo que cuidar de ellos asegura que la sangre circule por los vasos sanguíneos, llenándonos de vigor, oxígeno y energía.

Por fortuna, cuidar tu corazón dependen en gran medida de ti, así que toma el control desde ahora para que puedas mantenerlo sano por más tiempo.

Lo que debes evitar

Por cada kilo de grasa corporal extra, el organismo requiere hasta un kilómetro de pequeños vasos capilares para irrigar ese volumen físico nuevo que hemos adquirido.

Esto significa que nuestro corazón debe ejercer un gasto excesivo y un esfuerzo enorme en cada pulsación. Estar pasada de peso no sólo trae mayor carga de trabajo al corazón, sino que además entorpece y dificulta los ajustes que realiza a cada momento en su ritmo y en la fuerza de contracción para mantener la correcta difusión de la sangre.

El corazón se fuerza mucho más cada vez que cambiamos la postura, hacemos ejercicio, comemos o, sorpresivamente, hasta mientras dormimos.

El aumento de grasa en el tórax es una barrera que el corazón se ve obligado a vencer cada vez que se expande con el fin de llenar sus cavidades, antes de poder bombearlas hacia la arteria aorta y de allí a todos nuestro organismo.

Esto sin tomar en cuenta la compresión que también sufren los pulmones, lo cual disminuye el aporte de aire (oxígeno) indispensable; razón por la cual, nuevamente nuestra súper bomba tiene que compensarlo con más y más trabajo.

También podría gustarte

Comentarios