Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

¡Cuidado con la osteoporosis!

Este mal pareció surgir “de la nada” junto con el aumento generalizado de la esperanza de vida. Las primeras cuatro décadas del siglo XX se trató, seguramente, de un problema poco significativo en México o que pasaba inadvertido. Ello se debe a que la enfermedad se manifiesta alrededor de los 50 años de edad y a que el promedio de vida era en aquel tiempo de 41.5 años. ¿Qué ocurría? La mayoría de las personas fallecía sin alcanzar la edad mínima para presentar el padecimiento.

¿Qué debilita los huesos?
El cuerpo humano contiene 206 huesos, formados por proteínas, azúcares y minerales. Son tejidos vivos y cambiantes que producen células sanguíneas y actúan como almacén de calcio y fosfato. De manera natural, estas estructuras óseas se gastan y se reconstruyen continuamente, por lo que si no se consume calcio en cantidad suficiente el organismo puede “robarlo” de ellas para cumplir con algunas funciones como: Aliviar trastornos menstruales, prevenir el cáncer de colon, garantizar embarazos sanos, reducir el colesterol, Beneficiar la coagulación sanguínea, relajar músculos y sistema nervioso, mantener controlada la presión arterial, normalizar el sueño y fortalecer las defensas del sistema inmunológico.

Reconoce la enfermedad
La pérdida de hueso suele ser un proceso indoloro hasta que se produce una fractura. Por ello, es frecuente que las mujeres ignoren que tienen osteoporosis hasta que de repente, sufren una fractura inesperada y dolorosa a los 50, 60 o 70 años de edad. La forma más sencilla y común de descubrir la presencia de osteoporosis es al sufrir una fractura de muñeca o de cadera tras una caída aparentemente menor. Otras mujeres pierden tallas, desarrollan una joroba u observan que la ropa ya no les queda bien a medida que envejecen. Ello sucede cuando las vértebras son tan frágiles que un movimiento diario normal, como toser o levantar un peso ligero, hace que se colapsen.

Prevención

Como todo tejido, los huesos se generan y regeneran todo el tiempo, ya que además de ser el soporte estructural del cuerpo, son también fuente de minerales que intervienen en diversos procesos. La osteoporosis se produce cuando el calcio que se pierde en el sistema óseo no se restituye con la rapidez requerida, por lo que se debilita y aumenta la posibilidad de sufrir fracturas, cuyas consecuencias pueden ser tan severas que incluso ponen en peligro la vida de personas de la tercera edad.

Piensa que esto funciona de manera similar a una cuenta bancaria, donde los ingresos acumulados son los nutrientes que necesita el esqueleto. Con el paso del tiempo, la cantidad ahorrada se va gastando para cubrir las necesidades del organismo, y disminuye de manera gradual a partir de los 35 años, pérdida que se intensifica cuando se presenta la menopausia. Por ello, es importante seguir “depositando” abonos de calcio y vitamina D (encargada de fijar dicho mineral en los huesos) para prevenir el debilitamiento óseo.

Cuida tu dieta

Es necesario seguir una dieta rica en calcio (leche y sus derivados, vegetales de hojas verdes, sardinas y mariscos, entre otros) para que la regeneración diaria del esqueleto se lleve a cabo con seguridad, a la vez que debe disminuirse el consumo de azúcar, café, alcohol y bebidas gaseosas que requieren el uso de reservas óseas de calcio para ser procesadas por el organismo; el tabaco se prohíbe por el mismo motivo.

No lo olvides

Es indispensable cuidar nuestro sistema óseo desde temprana edad, creando conciencia sobre alimentación y desempeño físico que requiere para su fortalecimiento. Recordemos que los buenos hábitos tienen consecuencias a mediano y largo plazos, no inmediatos, por lo que es importante que todos los miembros de la familia lleven a cabo estos cuidados y, más que nada, enseñen a los más pequeños a valorar la salud de sus huesos y de su organismo en general.

Haz ejercicio
Se recomienda iniciar un programa que incluya ejercicios que soporten peso, generen fuerza y tensión sobre los huesos, como caminata, carrera, esquí, tenis, aeróbicos, levantamiento de pesas y escaladora, entre otros. Al practicar ejercicio se debe procurar que la alimentación sea equilibrada y abundante, pues una dieta pobre asociada a actividad física excesiva puede producir amenorrea (desaparición de la menstruación), lo que ocasiona que dejen de producirse estrógenos (encargados de mantener en buen estado huesos, dientes y cabello); en consecuencia, se corre alto riesgo de desarrollar osteoporosis.

También podría gustarte
Comentarios