Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Cuidado con las cosas pequeñas

Las personas encargadas de cuidar a un niño o a varios de ellos, deben tener extremo cuidado y alejar todo lo que pueda representar un riesgo para los chicos. Papá y mamá deben vigilar que los juguetes que usen no contengan piezas pequeñas que puedan tragar o meter en sus orejas, nariz o cualquier otro orificio de su cuerpo.
Los niños pequeños se encuentran en la etapa oral y descubren el mundo que los rodea a través del sentido del gusto: todo lo llevan a su boca, lo prueban, saborean, verifican su textura y su temperatura. Los pequeñines corren el riesgo de un accidente grave al tragar cuerpos extraños, esto generalmente es más frecuente de lo que imaginamos y sucede más fácilmente en el hogar, por lo que hay que estar muy pendientes, ya que el riesgo puede incluso ocasionar la muerte.

Casos y riesgos
Los objetos que los niños meten a su boca puede que sean tragados e irse por el tubo digestivo. En este caso, el daño puede ir desde algo muy sencillo, como que simplemente al defecar arroje el objeto, o quizá hasta que tengan que intervenirlo quirúrgicamente si el objeto se atoró en algún órgano. Sin embargo, aun así no es una gran emergencia.
Pero en el caso de que el objeto siga la trayectoria de la vía respiratoria, el incidente puede ser grave, ya que el obstruir esta vía puede ocasionar asfixia o ahogamiento.

Actuar de inmediato
Lo primero es guardar la calma, para no asustar al niño. Por ningún motivo trates de sacar con tus dedos el objeto, ya que puede ser que lo empujes y lo dirijas hacia las vías respiratorias.
Si ves que el niño no respira, abrázalo por la espalda de manera que él quede de frente; pon tu puño en su tórax y presiona con vigor para que el niño expulse lo que tragó.
Si el niño respira, pero se ve que le cuesta trabajo, babea mucho, tiene ganas de vomitar y tose en demasía; lo mejor será hablar de inmediato con su pediatra y acudir al hospital que te indique, a Urgencias, para que le hagan los estudios pertinentes y puedan determinar su estado de salud.

Lo mejor es prevenir
Naturalmente, no hay nada mejor que prevenir este tipo de accidentes tomando en cuenta lo siguiente:
• Evita que el chiquitín tenga acceso a cualquier objeto pequeño que pudiera llevarse a la boca. Vigila que no existan cosas minúsculas a su alcance, como botones, canicas, semillas (cacahuates, frijoles, habas, garbanzos, maíz), monedas, aretes, alfileres de seguridad o de cabeza de plástico de colores, etcétera.
• Evita que el niño tenga contacto con juguetes que cuenten con la leyenda que claramente especifica que son peligrosos para niños menores de 3 años.
• No dejes a su alcance globos desinflados o pedazos del material con el que están hechos (cuando se revientan), pues son extremadamente peligrosos, 
se adaptan perfectamente al orificio de la garganta obstruyendo el paso del aire.
• Cuando les des zanahorias y salchichas que no sea en rodajas, porque son peligrosas cortadas de esta manera, mejor córtalas a lo largo.
Recuerda: tu hijo merece toda tu atención, más vale prevenir que lamentar.

También podría gustarte
Comentarios