Cuidados básicos durante todo el embarazo

El concepto de salud en la mujer embarazada representa una convivencia armónica entre ella misma y la naturaleza, consigo misma y con los demás para lograr un bienestar integral. Para conseguir esto es importante que la mujer participe libremente en la planeación del embarazo y en la toma de decisiones que puedan afectar su cuerpo, su salud y su futuro.

Es la mujer quien se va a encargar de su propio cuidado y esto le permitirá aprender de su propia experiencia para mantener su vida y su salud. El cuidado prenatal abarca mucho más que las visitas al médico ya que comprende, sobre todo, el cuidado que ella misma se da cada día.

Es importante que la mujer embarazada se eduque y se informe acerca del embarazo y los cambios que trae consigo

Pero, en esta época de sobrecarga informativa, es primordial que aprenda también a “escuchar” a su cuerpo, ya que será su propia sabiduría la que le dará inspiración para lograr una maternidad sin riesgos.

Así, el fin de los autocuidados en el embarazo está orientado, además de a mantener la salud de la madre, a lograr que el bebé nazca sano y que el embarazo pueda llegar a un desenlace feliz: un parto y un nacimiento sin riesgos para el bebé y para la mamá.

Información y educación durante todas las semanas de gestación

El autocuidado durante el embarazo, parto y puerperio se logra a través de una información programada y organizada que tu médico te irá dando durante las visitas de control prenatal y, no nos cansamos de insistir, de la observación que vayas haciendo de ti misma.

Esta educación favorecerá el conocimiento de tu cuerpo en beneficio de tu autoestima, te impulsará al autocuidado y te preparará para el momento de amamantar.

Durante los nueve meses irás aprendiendo acerca de:

La importancia del control prenatal y las pruebas y estudios que es necesario que te hagan y el por qué.
Las etapas del embarazo y visitas prenatales en un embarazo normal:

Semanas 4 a 28: Una visita cada 4 semanas (una vez por mes)

Semanas 28 a 36: Una visita cada 2 semanas (dos veces por mes)

Semanas 36 al parto: Todas las semanas

El cuidado de tu cuerpo. Es necesario tener en cuenta que las hormonas del embarazo tienen un fuerte efecto sobre los dientes, el pelo, las uñas y la piel.

Observa y toma en cuenta tus características personales (muy importante) y los cambios físicos que presentará tu cuerpo en cada etapa del embarazo.

Cuida de tus dientes, tu pelo, tus uñas, tu piel en general (evade la exposición prolongada al sol) y evita las estrías en el abdomen con cremas especiales.

Sigue estas recomendaciones al pie de la letra

Descansa y relájate. Necesitarás por lo menos 30 minutos cada día, será maravilloso si aprendes a relajar los músculos en pocos segundos. Si es posible, practica con tu pareja, será bueno para ambos. Aprender a relajarse es una parte esencial de la mayoría de las técnicas de control natural de dolor durante el parto, te servirá mucho para ese esperado momento.

Los hábitos que realizas en tu vida diaria que podrían perjudicar a tu bebé debes eliminarlos por completo: alcohol, cigarro, drogas.

Las sustancias dañinas que consumes pasan al feto a través de la placenta, por esta razón están prohibidos durante la gestación, ya que pueden ser causa de parto prematuro, y deficiencias en el bebé como el bajo peso al nacer.

Los ejercicios de alto impacto no están permitidos durante el embarazo, tu médico te recomendará cuál ejercicio es el indicado para ti.

Si eres fanática de los tratamientos termales deberías saber que: los baños de burbujas, hidromasajes, duchas y otras técnicas hidroterápicas aumentan el riesgo de contracciones.

No debes de automedicarte, solamente el médico podrá indicarte qué medicamentos puedes tomar, aún tratándose de un simple resfriado.

La importancia de una buena nutrición:

Algunos de los cuidados recomendados se relacionan con la mayor atención que debes poner a tu alimentación. Durante la gestación no se puede hacer dieta para adelgazar. No se trata de comer para dos, sino de comer de forma equilibrada para evitar el aumento excesivo de peso que podría dificultar el trabajo de parto, e incrementar la probabilidad de una cesárea. Sin embargo, es importante darte pequeños gustos que te hagan sentir bien.

También podría gustarte

Comentarios