Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Dar con medida

Si a los 10 años un niño ya tiene iPad y teléfono celular ¿qué esperas que desee a los 15?iStockphotos/Thinkstock

Cuando los niños tienen una montaña de juguetes olvidados, que sienten pasados de moda y piden todo lo que pasa frente a sus ojos, entonces se atiborra a los hijos con excesos de compras o regalos que lejos de ayudarlo lo confunden porque se ofrecen un gran número de opciones que afectan a la personalidad, que apenas comienza a formarse, lo cual puede llevarlo a padecer el llamado “vacío de la abundancia”.

La psicóloga Julia Borbolla habla sobre este síndrome ocasionado por el terrible consumismo del que todos somos presas: grandes y chicos. Comenta que actualmente se dedica más tiempo a las compras que nunca antes en la historia de la humanidad. En vez de ir al parque, el paseo dominical en familia derivó en una visita al centro comercial, lo cual afecta a las relaciones entre padres e hijos.

Aunque estés en posibilidades de comprarles la dulcería entera, debes establecer ciertos límites en relación a los deseos de consumo de tus hijos. Muchas veces la ilusión y atención prestada a un juguete dura menos que el
tiempo transcurrido en comprarlo.

Algunos padres suelen compensar las culpas o falta de tiempo demostrando su amor a través de compras indiscriminadas a petición de los hijos. Esto los coloca en un papel de proveedores y se olvidan de la importancia del cuidado y atención a sus pequeños.

Al final de la historia puede suceder que nos encontremos con hijos aburridos e insatisfechos y padres frustrados. Ambos, sintiéndose vacíos en medio de la abundancia.

El querer más, más y más es un síntoma de carencia y ansiedad, ya que acostumbrados a la necesidad de tener para ser y pertenecer nos perdemos en el consumismo y confundimos el significado de bienestar, anteponiéndose el “tener” al “ser”.

La psicóloga recomienda hacernos algunas preguntas para crear una solución a este problema, así que te recomendamos pensar ¿Qué quieres para tus hijos? ¿Qué necesitan realmente? ¿Cómo quieres que vivan? ¿Qué es opcional y qué no?

Los niños tienen una imaginación extraordinaria que es capaz de convertir cualquier piedra
, caja o bote de cartón en su mejor juguete, esa misma imaginación puede potenciarse con los juguetes actuales, estimulando su desarrollo y creatividad, sin caer en los excesos del consumismo mal manejado.

Puedes contactar ayuda para tratar esta situación en la página: http://www.juliaborbolla.com/index.php

También podría gustarte
Comentarios