Define tu verdadero atractivo

iStockphoto/ThinkstockSe piensa que el ser o no atractivo, depende en su totalidad de características como la manera de hablar o de vestir, el grupo social al que se pertenece o que descansa plenamente en la apariencia física, sin embargo, pocos se ponen a pensar que la autenticidad de cada uno, puede ser el atractivo principal.

En muchas ocasiones, cuando intentamos agradarle a alguien, tomamos ideas o posturas erradas como alardear acerca de los bienes que tenemos, las cosas materiales o nuestros más “altos” conocidos todo con el fin de llamar la atención. Por ello, antes de crear una identidad que no es la tuya y dificultar tus relaciones, ¡identifica cuál es tu verdadero atractivo!

Para Hans Olvera, psicoterapeuta y catedrático de la Universidad Iberoamericana, el atractivo depende de dos niveles psicológicos: El consciente y el inconsciente, este último, es el que más está presente en las personas, además, agrega que, podemos atraer a alguien por medio del físico, la inteligencia o la personalidad, y que, la mayor parte de las veces, este tipo de atracción es lo primero que percibimos, pero también las relaciones basadas en estos aspectos son menos durables. En cambio, la atracción que se basa en lo intelectual y emocional son las que prevalecen ante cualquier circunstancia.

¿Qué es lo que más le atrae al “otro”?
Si nos ponemos a pensar en cómo ser atractivos para los demás, resulta ser un tanto difícil, ya que tendríamos que recurrir a complementar nuestra personalidad con facetas que quizá no estamos acostumbrados a mostrar (tratar de encajar con la vida de otra persona), o incluso dejar de ser uno mismo para dar gusto a los demás, ya que perdemos la autenticidad y quedamos como “falsos” o usurpadores de carácter.

Según el especialista, lo primero que llama la atención a los hombres de las mujeres, es su cuerpo: “Se fija inconscientemente en las caderas, el pecho y las piernas, lo cual responde a un instinto evolutivo, pues con ello se busca que la mujer sea apta para la maternidad. Mientras que a ellas, lo que más les atrae son los pectorales, los brazos o las piernas, lo cual les representa la sensación de protección y bienestar personal”.

Otro nexo de persuasión aún más trascendente, es la ideología, la filosofía de vida y los valores. Si ambas personas tienen una conexión adecuada en este aspecto, tendrán una relación con una base más sólida y el físico quedará en segundo término, señaló el experto.

De igual forma, comenta que la autoestima juega un papel fundamental en el juego de la atracción, ya que, cada uno de nosotros refleja sus necesidades inconscientes por medio de sus acciones. Por ejemplo, alguien puede mentir, hacer cosas que no le gustan, reprimir sus sentimientos, o incluso cambiar de religión o sus hábitos alimentarios, para serle atractivo a alguien más, lo cual le causa un desequilibrio emocional, que en el futuro, si la relación se da, puede ser un problema de mucho peso.

Esto es consecuencia de que cualquier cambio que realice el individuo con respecto a personalidad, no lo hará por convicción sino con el único objetivo de ser aceptado por el otro.

Busca a tu media naranja
En muchas ocasiones, la belleza física es el único elemento que utilizamos para establecer una relación y no esperamos a conocer más a fondo a la pareja, y es en ese momento cuando el nexo con ella, no resulta ser lo que esperábamos.
Por esto, recomienda el doctor Hans Olvera que: “Es importante buscar a alguien que sepa estar con nosotros, que nos agrade su compañía, que sea adecuada para nuestra vida (la media naranja) para llevar a cabo un vínculo emocional y una atracción perdurable”, mencionó.

Además, aclaró que una buena recomendación para poder sacar las verdaderas cualidades que tenemos como parte de nosotros mismos es reforzar nuestra autoestima, así como reafirmar la personalidad, ya que con esto, tendremos confianza en nuestra persona y por ende, no existirá miedo a expresarnos como somos con comodidad y sin cambiar la realidad.

Es momento de hacer una autoexploración para definir nuestras propias las cualidades así como cuáles son las que queremos de una pareja, y, cuando tengamos una respuesta, es tiempo de preguntarnos ¿Cuál es nuestro verdadero atractivo?, y utilizarlo para bien.

bojorge@teleton.org.mx

También podría gustarte

Comentarios