Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Desintoxica tu cuerpo

Así como tienes que cuidar las tuberías y el drenaje de tu casa, así tienes que cuidar tu estómago y tus intestinos. Los tacos de barbacoa que te comiste deben pasar por tu boca, donde deben molerse muy bien con la masticación y mezclarse con la amilasa, una enzima que empieza a digerir las harinas y los azúcares que ingeriste. La principal ocupación de los dientes es preparar el alimento para una perfecta digestión. Si falla la masticación, por consiguiente falla también la digestión.

El proceso digestivo
Es un proceso complejo que se lleva a cabo en el canal alimentario (el tubo más largo del cuerpo), por donde el alimento es desmenuzado físicamente por los dientes y químicamente por la acción de las enzimas y las hormonas, para poder ser convertido en sustancias adecuadas para la absorción y la asimilación dentro del cuerpo y después para excretar los sobrantes.

Una correcta digestión se manifiesta en las evacuaciones, que deben tener forma de “S” y caer en el agua casi sin hacer ruido. Deben tener un largo aproximado de 20 cm y ser de color café homogéneo; no verde (en este caso se libera mucha bilis), ni blanco (falla hepática), ni negro (sangrado en alguna parte del tracto digestivo), ni amarillo (porque indica falta de producción de bilis).

Infecciones intestinales
Para prevenirlas, tira las esponjas con que lavas los trastes, ya que son verdaderos “caldos de cultivo” de enfermedades bacterianas que pueden contaminar tus platos y tus tazas, y de ahí pasar a tus intestinos y llegar a producir vómito y diarrea. Usa estropajos de fibras naturales y remójalos en agua a la que le puedes agregar las mismas gotas desinfectantes que usas con tus frutas y verduras.

Colitis
La colitis ulcerativa es una enfermedad crónica del intestino grueso, que se inflama y duele. Las paredes inflamadas del intestino se vuelven permeables y permiten la entrada de toxinas a la sangre, lo que te hace sentir cansada todo el tiempo e “intoxicada”. Esta enfermedad está muy relacionada con alergias a alimentos específicos, por lo que es importante que comas de acuerdo con tu tipo de sangre, “filtrando” así la mayoría de los alimentos a los que eres potencialmente alérgica. A veces, la colitis se presenta en jóvenes y en adultos, pero es muy común en gente mayor de 50 años que ha perdido la capacidad de digerir los alimentos de manera adecuada. Los síntomas pueden ser calambres en el abdomen y diarrea. La mala absorción por mala digestión de los alimentos es también otra de las causas del desarrollo de esta enfermedad.

Resultados en el organismo
Si los músculos que contraen y relajan el colon (peristalsis) se dañan por la ingestión de alimentos mal digeridos, falta de agua o de fibra, el excremento se compacta, se endurece y detiene el paso rápido de las heces fecales, produciendo estreñimiento. El colon puede inflamarse y el excremento atorarse en pequeñas bolsas en las paredes, ocasionando diverticulitis. Deficiencias nutricionales de vitaminas y minerales frecuentemente resultan en personas que padecen colitis. Si es tu caso, ingiere la más completa gama de antioxidantes, vitaminas y minerales que tu bolsillo te permita.

Soluciones médicas
La Medicina Funcional moderna recomienda soluciones seguras y efectivas para el problema de la colitis:
1. Para completar la recuperación intestinal y eliminar la colitis, debes suplementar con cada alimento enzimas vegetales activas que compensen la falta de producción natural de éstas en tu cuerpo, principalmente en el páncreas.

2. Toma de 3 a 6 gramos de aceites de peces de mares del norte del mundo, ricos en EPA y DHA, conocidos como súper Omegas 3, que desinflaman, quitan el dolor intestinal, además lubrican y facilitan el paso del excremento. Los súper Omegas 3 EPA y DHA estimulan la peristalsis (la contracción rítmica de los intestinos) a través de los nervios regulados por sustancias químicas del tipo de la serotonina, reduciendo las molestias que se pueden presentar cuando pasan los gases, así como mover de manera coordinada el alimento.

3.
Consume 500 mg de pantotenato de calcio al día, (250 en el desayuno y 250 en la cena) y vitamina B5 que recupera la energía de los intestinos, estimulando también la peristalsis.

4. Come de acuerdo con tu tipo de sangre, pues debido a que no todos los alimentos que existen son bioquímicamente compatibles con el tejido intestinal, pueden producir inflamación o reducir su capacidad digestiva.

Intoxicación
Mientras más tiempo estén “estancadas” las heces fecales en el intestino, más tiempo estarán en contacto directo con las paredes intestinales, lo que aumenta la exposición a las toxinas y los carcinógenos, y su almacenamiento tóxico en las grasas, el hígado y los tejidos de nuestro cuerpo.

Súper Omegas EPA y DHA en el tratamiento de la colitis

Diferentes científicos han encontrado que los aceites de peces de mares del norte del mundo, ricos en EPA y DHA, conocidos como súper Omegas, reducen la inflamación asociada con la colitis, modulando ciertos factores inmunológicos que la promueven. Fuentes: salmón, sardina y pescados azules.

También podría gustarte
Comentarios