Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

¡Desnuda tus pies!

¿Te ha pasado que ves a una mujer con manos impecables, pero que se niega a usar zapatos abiertos? A veces será por comodidad, pero en otras puede deberse a que sus pies no lucen todo lo bien que podrían. Los pies son de las partes más descuidadas de nuestro cuerpo y, sin embargo, de las más importantes. Los pies limpios, con pedicure y con piel suave son muy atractivos.

Photodisc/Thinkstock

Para empezar

Si no has mimado a tus pies en algún tiempo, asiste con un podólogo para que los revise y recomiende las curas que podrías necesitar. Sí, hablamos de un podólogo: una pedicurista los pondría hermosos, pero primero tienes que reparar los posibles daños causados por el descuido. Después, procura que reciban un pedicure al menos una vez por mes.

Todos los días, antes de bañarte, pasa un par de minutos frotando tus pies con una lima o con una piedra pómez. Cuando vas al pedicure, suelen hacerlo después de que tus pies se han remojado. En el cuidado cotidiano conviene hacerlo antes para notar las áreas resecas.

La piel que está en las plantas de tus pies no produce aceites, así que es importante que todas las noches te apliques abundante crema y, si los aguantas, los cubras con calcetines de algodón.

Esta rutina diaria te ayudará a detectar con rapidez cualquier problema. Los problemas que afligen a los pies (callos, verrugas o infecciones) se desarrollan con gran facilidad y te conviene atacarlos de la misma forma. Si no disminuyen en dos semanas o desaparecen en cuatro, acude nuevamente con el podólogo.

Pedicure básico

Si no tienes tiempo para ir al salón, no es pretexto para no hacerte un pedicure.

Sigue estos pasos:

1 Sumerge tus pies en agua tibia. Si gustas, añade al agua algunas bolsas de té verde.

2  Frota tus pies con un exfoliante corporal que contenga azúcar para retirar las células muertas.

3  Usa una piedra pómez o lija para retirar la piel que se haya engrosado, dañado o quebrado.

4  Corta tus uñas. De preferencia, hazlo en línea recta con un cortauñas; darles forma podría alterar la dirección de su crecimiento. Aplícate crema y si

puedes, pinta tus uñas hasta el día siguiente.

Tratamiento en casaStockbyte/Thinkstock

Esta receta ayudará a aliviar los dolores y a mejorar la circulación.

Necesitarás:

• agua caliente

• 5 bolsas de té verde

• aceite esencial de menta

Llena un tazón con agua caliente. Añade el té verde y tres gotas del aceite de menta. Espera cinco minutos; cuando el agua esté tolerable, sumerge tus pies. Cinco minutos después, retíralos, sécalos con golpes ligeros y aplícales una crema.

Cuida tus pies desde tu clóset

·      Tus zapatos, medias y calcetines pueden afectar la belleza de tus pies.

Fíjate si tu ropa cumple con las siguientes condiciones:

·      Usa calcetines, medias y zapatos de tu talla. Esto te permite mover los dedos de los pies.

·      Evita las fibras sintéticas, pues aumentan la sudoración.

·      Procura usar zapatos que tengan diferentes alturas. Si sólo te pones sandalias o suelas planas, tus arcos plantares pueden caerse.

En contraste, si sólo te pones tacones, estás apoyando tu peso sobre tus dedos.

También podría gustarte
Comentarios