Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Dime cómo saludas y te diré quién eres

Dime cómo saludas y te diré quién eres
Hemera/Thinkstock

¿Has puesto un poco de atención en cómo saludas cuando conoces a alguien? Regularmente estrechamos la mano de esa otra persona, y es ahí donde se revela un gran secreto y detalles muy importantes de nuestra personalidad.

Con ese “simple” contacto inmediatamente puede reconocerse a una persona tímida o extrovertida en función del vigor, de la duración del apretón de manos y del contacto visual que lo acompaña.

Dime cómo saludas y te diré quién eres
IS Stock/Valueline/Thinkstock

Evita dar una mala impresión

Cuando más tímida o introvertida seas, más suave y corto será el apretón. Y el psicólogo Serge Ciccotti confirma que se trata de una desventaja seria. “Un apretón de manos suave se interpreta, por parte de la mayoría de la gente, como señal de un sentido débil de las responsabilidades y de una conciencia profesional mediocre”. En resumen, da una muy mala impresión, asegura el especialista.

Por lo tanto, si tú eres de las que da ese tipo de saludos, deberías modificar el gesto y lograr un apretón de manos firme, seguro, pero no por ello “fuerte” o que lastime la mano del otro, así como un contacto con visual directo con tu interlocutor y, si es el caso, acompañar todo esto de una leve sonrisa ayudará a dar una muy buena impresión de ti. Un saludo de este tipo le dice a las personas que eres una persona segura de ti. Hay especialistas que dicen que incluso esto transmite profesionalismo.

Procura no ser de las que aprietan tan fuerte que lastiman

Ya que eso también da mala impresión pues puede parecer sobreactuado y al lastimar la mano del otro das una imagen de invadir la privacidad.

Obvio nunca des la mano mojada o sucia, mucho menos después de toser o estornudar. También cuida que algún anillo o pulsera que tengas no pueda lastimar la mano de la otra persona. Procura tener siempre tus manos limpias y arregladas.

Dime cómo saludas y te diré quién eres
iStockphoto/Thinkstock

El contacto visual es muy importante y, sobre todo, intenta mantener la mirada a la misma altura que tu interlocutor, no más abajo (sumisión), no más arriba (altivez). Este contacto primario es muy importante y, ya sabes, “la primera impresión jamás se olvida”.
“”

También podría gustarte
Comentarios