¡Diviértete mientras te ejercitas!

0

Para transformar el ejercicio en algo deseable, se requiere darle un giro hacia la diversión. Si te la pasas bien, no sólo te ejercitarás, sino que lo harás a un nivel mayor y obtendrás mejores resultados. De acuerdo con algunos especialistas, no importa cuál rutina quema un mayor número de calorías, sino cuál disfrutas más. La razón es simple: no sentirás la tentación de suspenderlo.

1. Encuentra el equilibrio
¿Qué haces durante el día? Hacer exactamente lo opuesto podría ser lo más benéfico para ti. Por ejemplo, si sueles recibir órdenes en el trabajo, prueba una actividad donde tu tengas el control, como una sesión en una máquina de cardio. En contraste, si tienes tu propio negocio, tal vez disfrutes seguir instrucciones, como una clase de aeróbicos o de danza.

2. Cuenta tus pasos
Los entrenadores personales afirman que deberíamos caminar un promedio de 10,000 pasos al día para recibir los beneficios de un estilo de vida saludable. Consigue un podómetro y comprueba qué tan cerca (o lejos) estás de conseguir esa meta. Para una medición más exacta, cuenta tus pasos durante tres o cuatro días. Después trata de aumentar 500 pasos cada día hasta que llegues a los 10,000.

3. Escucha música
Ponte  unos audífonos, ajusta el volumen a un nivel que no lastime tus oídos, ¡y déjate llevar por el ritmo! Tus canciones favoritas pueden mejorar tu estado de ánimo, además de que escuchar música mientras te ejercitas evitas que tu mente piense en el esfuerzo que está realizando.

4. Sonríe
La risa puede elevar tus niveles de adrenalina, lo cual te brinda más energía durante tu rutina. Muchas personas usan camisetas con mensajes graciosos: así, las personas que se les acercan ríen a su vez. Otra opción consiste en escuchar un programa de comedia mientras te ejercitas.

5. Realiza intervalos
Para calentamiento, trota a un paso sencillo durante varios minutos. Corre durante 30 segundos, trota durante otros 20 y al final corre a un paso constante durante más tiempo.

6. Compite
Si estás caminando, trata de alcanzar a los demás. Si caminas alrededor de una pista, cuenta el número de vueltas que das y trata de mejorar tu tiempo.

7. Utiliza pelotas
Desafíate con pelotas estabilizadoras baratas y sencillas. Mientras te ejercitas, balancearte sobre una pelota te obliga a contraer los músculos de abdomen y espalda para mantener el equilibrio. Hasta puedes llevar algo de diversión a tu trabajo si se sienta sobre una pelota y no sobre una silla.

8. Cambie su ruta
¿Siempre sigue el mismo camino cuando sales a caminar? Varíalo. Elige un sendero diferente o sigue el mismo camino, sólo que en dirección opuesta.

9. Piensa en tu corazón
Una excelente forma de añadir motivación es monitorear el ritmo cardiaco. Ajusta el monitor alrededor de tu pecho para que cuentes tus palpitaciones y te diga qué tan intensamente estás trabajando. Así puedes asegurarte de que te ejercitas con suficiente intensidad para recibir los beneficios del ejercicio, pero también para saber cuándo te estás ejercitando de más.

10. Aprende algo nuevo
Inscríbete en actividades que no necesariamente son de gimnasio, como baile o artes marciales. Si tu horario es demasiado impredecible para acudir a las clases, invierte en algunos videos. Dominar nuevos movimientos mantiene su cerebro interesado, lo cual previene el aburrimiento.

11. Comienza tu propio grupo
Ejercitarse con otra persona te motivará a continuar la rutina. ¿No encuentras un compañero de ejercicios? Pregúntale a sus vecinos si les interesaría formar un grupo. Sugiere un punto de encuentro, una fecha y una hora.

12. Prémiate
Impónte una meta y recompénsate cuando la alcances (quizá un masaje o un manicure). Anota en tu calendario cuándo te ejercitarás y márcalo para registrar tu progreso. Para tener éxito, inicia con metas pequeñas, lo cual también prevendrá lesiones.

Tambien te puede interesar


  • Tambien te puede interesar


  • Tambien te puede interesar