Diviértete sin morir en el intento

0

 

Tienes una fiesta, luego otra, y luego otra después de esta.
Tu agenda está saturada de aquí al 2020. ¿Y luego te preguntas por qué cada mañana sientes como si un elefante hubiera bailado tap encima de ti?

Esta época es para disfrutar, socializar, conocer gente nueva
y divertirte. Pero, ¿qué tanto sientes la presión de ir a todos los eventos y ser el ajonjolí de todos los moles aunque estés que
te caes de sueño? Aquí tienes algunas ideas de cómo festejar sanamente y cuándo te conviene retirarte como campeona.

Manual del usuario
1) ¡Organízate! Conéctate con tus amigas para ver cuál es el mejor plan. Si tienes dos planes el mismo día, elige el que más te lata. En lugar de decir “sí” a todo, sé honesta sobre qué plan preferiste: recuerda que las mentiras siempre salen a flote.
2) ¿Cómo, cuándo y dónde es el reven? Esto incluye cómo llegarán, cómo regresarán y a qué hora lo harán.
3) Pide permiso y negocia la hora de llegada. Si te vas a quedar en casa de una amiga, pásale los datos para que se queden tranquilos. Y recuerda: ¡llega a la hora a la que quedaste, que de eso dependerán los permisos del resto de la temporada!

Transporte
Los científicos se han quebrado la cabeza tratando de explicar cómo llegar de Punto A a Punto B. Lo mismo aplica para ti, sólo que sin fórmulas complicadas. Organízate con tus amigas, amigos, amigovio o demás cómo llegarás al lugar y cómo vas a regresar. Si tus papás irán por ti, pónganse de acuerdo en cómo le harán (sobre todo si no quieres que toquen en la puerta de la casa donde es la fiesta). Si no tienes claro cómo te transportarás, ¡se vale pedirles ayuda!

El mejor plan
Las fiestas son muy divertidas, pero también hay que saber cuándo tocar retirada. Ya tienes bastantes cosas en la cabeza como para que salir también se convierta en una preocupación. ¡Chécate estas salidas de emergencia!
Problema: Todos están borrachos y el ambiente se está poniendo muy denso.
Solución: Si no te late, ¡sal de ahí! Nunca dudes de tu intuición, ni siquiera aunque tus amigas te digan que no pasa nada. Si no te sientes cómoda, junta al grupo con el que llegaste y váyanse a otro lugar.
Problema: El niño con el que llegaste te ha ignorado el resto de la noche.
Solución:  Todo depende de cómo la estás pasando. Si eres capaz de divertirte sola y aunque él se esté portando como un patán, quédate y diviértete. Después, háblale a tus papás y pídeles que vayan por ti o que te manden un taxi de sitio. Si la vas a pasar súper mal, mejor retírate de una vez. Eso sí, no te regreses con él.

Designated driver
Este es un tema un poco trillado, sin embargo el ser adulto significa ser responsable. Si tomas, no manejes. ¡Es así de sencillo!
Ahora puede ser que tú no tomes pero que la persona que maneja sí tomó, en ese caso, ten un plan B: háblalo con tus amigas/os y vean que si el caso se presenta, quién se hará cargo de manejar. Si todos se pusieron hasta atrás, llama a tus papás y pídeles que pasen por ti. Explícales lo que pasó y ellos entenderás.
Recuerda que eres lo más valioso de tu propia vida, así que no hagas tonterías!

No salgas sin ello
Así como el anuncio, nunca salgas sin los siguientes objetos. Son tus aliados y salvavidas.
• Celular (¡con crédito y la pila cargada!).
• Dinero (nunca sabes si necesitarás pedir un taxi).
• Llaves de tu casa.
• La dirección o teléfono del reven.

 

Tambien te puede interesar