Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Educación financiera, parte 2

Pensarás que éste no es un tema que debas abordar ahora pues tus niños no están en edad de tenerlas. Pero recuerda que cada vez es más sencillo obtenerla a una edad temprana, por lo que cuando te voltees seguramente tu hijo ya estará tramitando una. Sigue estos consejos:

1. Da un buen ejemplo. Seguramente, pasas mucho tiempo impartiendo tu sabiduría moral y ética, pero ¿te das cuenta que los niños también aprendeniStockphoto/Thinkstock al observar tus hábitos de gasto? Si manejas tu crédito responsablemente, hay más probabilidades de que ellos también lo hagan.

2. Comienza con una tarjeta adicional. Es una manera sencilla de evaluar los cargos y el pago puntual de estos aunque previamente tendrás que establecer reglas. Por ejemplo, determina hasta qué cantidad podrá gastar así como una sesión mensual para revisar el estado de cuenta. Ésta es una buena oportunidad para enseñarles el costo del crédito. Pero ten cuidado, como titular serás el responsable de la cuenta.

3. ¿Mejor una tarjeta de débito?. Si crees que aún no están preparados para llevar la responsabilidad de una tarjeta de crédito otórgales una de débito: se siente como una de crédito, pero no podrán gastar más de lo que tienen en ella.

Planes para su educación superior

Aunque no nos guste, la realidad es que el costo de la educación superior puede ser un factor en la decisión de la carrera e institución. Le incumbe a los padres desarrollar una estrategia que les permita a los hijos obtener la educación sin comprometer la seguridad de la familia.

iStockphoto/ThinkstockTen resueltos ciertos asuntos financieros. No debes tener adeudos de tarjeta de crédito, debes contar con un fondo de emergencia familiar y seguros de gastos médicos y de vida. Aproximadamente un 15 por ciento de tus ingresos deben destinarse a una cuenta de ahorro para tu retiro. Existen programas de ayuda financiera para la educación superior, pero no existen préstamos para la tercera edad.

Involucra a tu hijo. Discute la cuestión financiera relativa a la educación cuando el chico o la chica tengan alrededor de 14 años. Él o ella necesitan saber si vas a poder aportar –y en qué medida, dinero a su educación. Así podrán planear en concordancia a corto, mediano y largo plazo.

Incentívalos. Explicarle tu situación financiera a tus hijos que cursan la preparatoria debe incentivarles a tener un buen desempeño académico. Toda buena calificación les puede abrir las puertas a becas y oportunidades.

También podría gustarte
Comentarios