Descubriendo la diferencia entre ser madre y tener un hijo

0

Autor: Natàlia Perarnau,

Fundadora y creadora del método Kids&Us

  • Ser madre es sinónimo de amar y educar sin esperar nada a cambio, y ahí reside la esencia de la maternidad.

En el Día de las Madres es conveniente analizar una diferencia que normalmente pasamos por alto, incluso las propias madres. Cuando una mujer acaba de tener un hijo siempre dice con alegría: “ya soy mamá”. A ellas siempre les digo que no es así, que acaban de tener un hijo, pero que ser madre es una cosa distinta, mejor, y que en un tiempo la experimentarán.

Tener un hijo es engendrarlo. Es algo físico, natural, precioso. Ser madre es otra dimensión: tiene relación con el amor, con querer lo mejor para tu hijo, con amarlo y, por supuesto, educarlo. La educación de un hijo es una de las responsabilidades más grandes de ser madre. Es sin duda la más difícil, la que les quitará más el sueño, y una responsabilidad de la que no se jubilarán nunca. Estoy hablando de transmitirle los valores que le harán una buena persona y proporcionarle las herramientas necesarias para que pueda plantearse objetivos e intente conseguirlos.

Porque ser madre no se trata sólo de cambiar pañales y preparar biberones. Es algo que toma tiempo, en el que se darán cuenta de la capacidad que tienen para ajustarse a nuevas circunstancias y cambiar su forma de pensar y de actuar; además de redefinir sus prioridades.

Sin lugar a dudas experimentarán el amor más sincero e infinito, con el que acompañarán con alegría a sus hijos durante toda la vida, y esa, será una de las sensaciones más satisfactorias y también uno de los mayores retos.

¡Mucho ánimo a todas y a celebrar nuestro día!

Tambien te puede interesar


  • Tambien te puede interesar


  • Tambien te puede interesar