Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Enseña a tus hijos crecer sin miedo

Antes, los padres o las personas encargadas del cuidado de los niños los asustaban con el “Coco”, la bruja, el diablo, el viejo del costal o el “roba chicos”, para que los niños obedecieran. Sin embargo, ahora ya no asustan así a los pequeños, porque están más conscientes del daño que pueden causarles. Hoy, los padres les hablan a sus hijos de que se cuiden y no se vayan con extraños, pero no es con el afán de asustarlos, sino de que aprendan a cuidarse al hablarles de los peligros que existen.

Los primeros años

Hay que tomar en cuenta que, en los primeros años, los niños deben aprender a manejar una amplia variedad de sentimientos, como: la alegría, el afecto, el éxito y el orgullo. Otros contrarios como la ira, el miedo, la ansiedad, los celos, la frustración o la tristeza. Hay historias que les enseñan a identificar sus sentimientos, a aprender patrones para resolver sus conflictos internos y darles un significado. Por eso, es recomendable que les narres cuentos y veas ilustraciones con los más pequeños.

Polka Dot/ThinkstockOtros recursos son las películas. Hay algunos cuentos que han ayudado a los niños que presentan temores a enfrentarlos y superarlos; como el miedos a la oscuridad, las sombras o a los personajes extraños. Éste es el caso de “Monsters INC.”, en donde se presentan a los monstruos que asustan a los niños en la noche, como criaturas divertidas, buenas, cariñosas y tiernas, quienes pueden convivir con los humanos y compartir grandes aventuras.

Fantasía y realidad

Si tu hijo padece de algún miedo, es muy importante que le transmitas tranquilidad y seguridad, explícale que no debe temer, dándole razones que lo hagan reflexionar. Si es posible, demuéstrale que algunos no son reales, como cuando la sombra de un árbol parece un animal o “un monstruo”. El niño necesita que le ayuden a superar sus miedos con mucho cariño y comprensión.

De una forma general, los miedos suelen aparecer en niños de entre 3 y 6 años de edad. El pequeño todavía no entiende el mundo que lo rodea y tampoco es capaz de separar lo real de lo imaginario. Por eso en ocasiones, inventan amigos imaginarios como en “Marcelino pan y vino”, ya que se encuentran en la etapa del pensamiento mágico.

Miedos clásicos

Tal como sucede en los cuentos de hadas, las películas para niños presentan los miedos clásicos de los menores: los celos entre los amigos y compañeros, la lucha entre el bien y el mal, el castigo, la rivalidad, la envidia, la mentira, la fealdad y la maldad.

A través del recurso de la fantasía puedes ayudar a tu pequeño a superar sus miedos cotidianos de una forma protegida: ya que el que sufre es el personaje, quien al final de la película supera los obstáculos.

Otros temores de los niños son: extraviarse, ser abandonados o que mueran sus padres. Cuando esto le suceda a tu hijo, platica con él y explícale que tu siempre lo cuidarás desde donde estés y nunca lo vas a abandonar, dile cuánto lo quieres y lo importante que es que sea tu hijo.

Con respecto a extraviarse enséñale que no debe separarse de ti si están en un lugar público, ni soltarse de tu mano, ni irse con personas que no conozca. Películas como “Bambi”, “Buscando a Nemo” o “El Rey León” pueden ser un apoyo para tratar estos temas, pues ejemplifican estas situaciones. Los niños no suelen hablar sobre esto; quizás ocasionalmente digan: “si yo me perdiera, ¿tú me buscarías, verdad?”. Ver una película como éstas es el momento justo para tranquilizarlos con frases como: “todo papá o mamá recorrería el mundo hasta encontrar a su hijo”. También se les puede preguntar qué les llamó la atención del cuento o la película, qué entendieron y qué sienten.

Consejos útiles

Te damos recomendaciones relevantes para el manejo de los miedos en el niño:

  • Escúchalo, es bueno que exprese sus sentimientos y temores. Hablar con él sobre sus miedos, intentando saber qué es lo que le asusta concretamente. Hay que transmitirle afecto, protección, tranquilidad y confianza. De esa forma, nos contará siempre sobre sus miedos y podremos ayudarlo a que los supere y crezca más seguro de sí mismo.
  • Estimúlalo para que exprese sus miedos sin sentirse
    ridiculizado ni avergonzado. Para eso es necesario que aceptes los miedos. Háblale por ejemplo, de situaciones que te asustaban cuando eras pequeña y cómo los resolviste.
  • Nunca lo obligues a hacer algo que le da miedo, sé paciente y comprensiva.
  • Enfrenta el problema con tu hijo. Cuando él no sea capaz de hacer algo solo, intenta hacerlo con él para que pueda comprobar que no pasa nada. Si por ejemplo, no quiere entrar a oscuras en su habitación, dale la mano y entren juntos.
  • Cuando tu hijo esté pasando por una situación de miedo, trata de distraerle con juegos. Por ejemplo: si el temor que tiene es a la oscuridad, inventa juegos de espionaje o de búsqueda de tesoros con linternas en una habitación oscura. Y cuando él consiga encontrar el tesoro, dile lo valiente que ha sido y hazle notar que no ha pasado nada malo.
  • Cuéntale siempre la verdad. A veces es lo desconocido y la falta de información lo que provoca los temores en los niños. Si se asusta con los cuentos de ogros o brujas, dile que todos esos personajes no existen en la realidad y que viven solamente en los cuentos y en las películas. No olvides transformar los miedos en personajes divertidos que le puedan ayudar.
  • Alaba a tus hijos, cada vez que consigan avanzar en la superación del miedo. Enaltece su esfuerzo, sus logros, su valentía y su decisión. De esta forma estarás animándole y dándole más confianza. Abrázalo y dile cuánto lo quieres.
También podría gustarte
Comentarios