Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Sexo, lo que necesita saber para hablar con tus hijos de sexo

Cuando se trata de descubrirle el mundo a los niños, los padres se enfrentan a una serie de temas que los ponen en aprietos, ya sea porque sus cuestionamientos son tan profundos o bien porque desear referirse a ámbitos que por su naturaleza nos resultan incómodos y la sexualidad es uno de ellos.

El psicólogo Juan Pablo Arredondo, autor del libro Hablemos de sexualidad con los niños, Ediciones B México, explica que el temor y vergüenza que los padres experimentan al resolver las dudas que los niños tienen a este respecto, son el resultado de haber recibido una educación rígida, cerrada en la que recibieron el mensaje de que todo lo relacionado a este ámbito es pecaminoso, sucio y vergonzoso.

¿Que te explique qué?

En la medida en que los niños conocen el mundo a través de la televisión, lo que escuchan de quienes les rodean o cuando se descubren así mismos, se llenan de dudas pero esto no indica que son capaces de pensar las cosas con la perspectiva de un adulto.

“Sus preguntas son concretas y no necesitan recibir más información de la que solicitan, por eso antes de dar una respuesta debemos cerciorarnos de en qué contexto surge su inquietud y con base en ello hablar con claridad y verdad. No se trata de hacer un evento ceremonioso ni buscar un momento especial, hay que optar por todo lo contrario: ser muy naturales y al final debemos cuestionarlos acerca de si la explicación ha resuelto su duda”, dice el especialista.

Una causa muy frecuente que hace crecer el temor a abordar este tenor es la falta de conocimiento. El autor sostiene que un porcentaje alto de adultos no conocen las partes de los órganos reproductores masculinos o femeninos, por lo mismo están limitados para dar una explicación aceptable sobre cualquier duda y esto les causa desconfianza cuando se trata de hablarlo con los niños.

Ante la duda lo mejor es la información, si no estás preparado para responder díselo abiertamente a tu pequeño y sugiérele que la busquen juntos o bien que te dé oportunidad de conocer más al respecto. Esta acción, lejos de ponerte en desventaja frente a él genera un vínculo de confianza y respeto hacia ti.

James Woodson/ Photodisc/ ThinkstockSexualidad y valores, van de la mano

Hay una creencia muy arraigada acerca de que hablar sobre este tema abiertamente desde temprana edad, equivale a lanzarlos a una vida de libertinaje cuando lleguen a la adolescencia, sin embargo, al asumir la responsabilidad de informar a los hijos sin prejuicios también va implícita la vivencia de valores como el respeto, la paciencia, la responsabilidad y la fortaleza de la autoestima, lo cual influye para que los chicos puedan tomar decisiones acertadas y oportunas con respecto a la manera en que viven su sexualidad.

El autor también advierte que al enseñarles a ver este tema con naturalidad, hay que explicarles que no necesariamente el resto de las personas lo verán igual o estarán de acuerdo con este tipo de tratamiento, “así que la respuesta ante un acontecimiento en el que se contrapongan las ideas, lo ideal es respetar los distintos modos de pensar y las costumbres de los demás”.

Un ejemplo cercano es cuando los padres comparten la educación del menor con los abuelos y éstos lo abordan como un tabú, entonces el niño deberá estar preparado para recurrir a resolver sus dudas con sus papás y no meter en situaciones incómodas que pueden generar una información equivocada.

Educar en la confianza y la libertad hace de los pequeños personas pensantes, reflexivas y capaces de decidir por sí mismos, a su favor, motivos más que suficientes para dejar a un lado los tabúes y tomar con tranquilidad el reto de ayudarles a descubrir el mundo que los rodea.

“La perseverancia es el motor del éxito”

 

También podría gustarte
Comentarios