Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

El aceite de lavanda, un remedio muy versátil

Pixland/Pixland/Thinkstock
El aceite esencial de lavanda es obtenido por medio de la destilación de las flores de las plantas que crecen silvestres a grandes altitudes, usualmente al sur de Francia, cultivadas a partir de las semillas. Dado que las flores no producen mucho aceite, el que se obtiene es extremadamente valioso.

Sus usos
Considerado uno de los aceites esenciales más gentiles y versátiles, es utilizado exitosamente para tratar el insomnio, la depresión, la ansiedad y el estrés. Provee las mejores propiedades terapéuticas cuando es combinado con otros aceites esenciales.
Es tal vez uno de los aceites de mayor uso y también uno de los más conocidos, por ser usado de manera recurrente en la industria del perfume, la cosmetología y también para agregar sabor a dulces y bebidas.

El más recomendable para adquirir cuando nunca se ha usado otro aceite ya que tiene un agradable aroma, muchas propiedades y es seguro. A diferencia de la mayoría de los aceites esenciales, puede emplearse en forma directa sin diluir, pero sin olvidar que sólo unas gotas son suficientes.

Para lograr un efecto a nivel mental o emocional, puede aplicarse como perfume en las áreas de la piel de menor sensibilidad.

Propiedades
• Sistema digestivo: estimula la digestión, incrementa el movimiento intestinal, utilizado también para tratar dispepsia, flatulencia, cólicos, náusea y diarrea.
• Sistema genito-urinario: diurético, restaura el balance hormonal, alivia calambres. Utilizado para tratar infecciones, leucorrea y cistitis.
• Sistema circulatorio: ayuda a bajar la presión arterial, usado para la hipertensión.
• Sistema músculo-esquelético: reduce la tensión muscular, alivia el dolor, del reumatismo, el lumbago y algunas lesiones leves en los ligamentos.
• Sistema respiratorio: antiséptico, antiespasmódico. Se utiliza para tratar infecciones, gripe, bronquitis, tos, asma, congestión nasal y laringitis.
• Piel: antiséptico, controla la producción de grasa y estimula la circulación. Ayuda a sanar ampollas y a rejuvenecer la piel, usado también para tratar acné, heridas, quemaduras, inflamación, psoriasis y arrugas.
• Sistema nervioso: calmante, refrescante y relajante, es útil para tratar depresión, dolor de cabeza, insomnio, fatiga nerviosa. Produce claridad y alerta mental.
• Otros: útil para tratar piquetes de insectos y como repelente.

Así que ya lo sabes, tener en tu botiquín o en tu baño un poco de aceite de lavanda no sólo perfumará el ambiente, sino te ayudará a alcanzar un estado de salud y bienestar.

También podría gustarte
Comentarios