Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

El ejercicio y la infancia

Aún y cuando actualmente existen muchas campañas en los medios de comunicación para hacer conciencia sobre los beneficios del ejercicio diario, son muchas las personas que no han incorporado la actividad física estructurada en sus vidas. ¿Falta de motivación? ¿de ganas? ¿de tiempo? ¿de información? La verdad de las cosas es que si tomáramos el ejercicio como una actividad obligatoria de cada día, como bañarnos, lavarnos los dientes o comer, seguro que todos estaríamos más sanos. Pero para llegar a considerarla así, como una actividad del día indispensable, habrá que hacer una reflexión muy seria sobre sus beneficios desde el inicio de la vida y ponerla en práctica lo más pronto posible.

Desde pequeños
Si estamos convencidos de que el ejercicio es un buen hábito ¿no sería ideal que lo inculcáramos en nuestros hijos desde su infancia? La recompensa por hacerlo es enorme, estaremos ayudándolos a desarrollarse física y mentalmente, a estar sanos, y a relacionarse de una forma saludable con otros niños.

Una regla básica para incorporarlos a un deporte o a una actividad física regular es preguntarles sobre aquello que más les guste o interese, pues todo inicio es difícil, por ello deberán sentirse muy motivados a realizarlo, más cuando hay que ser tan constantes. También los padres debemos cumplir con la constancia, ser responsables con sus actividades, recordemos que somos quienes los estamos educando en la cultura del deporte y no podemos dejar de llevarlos a los entrenamientos, de apoyarlos y motivarlos.

Esta comprobado que cuando los niños realizan un deporte que les agrada, hay un aumento en su autoestima, en su confianza y en su capacidad de relacionarse con los demás e incluso de superar alguna enfermedad o incapacidad física. Sin embargo, visualiza claramente estos beneficios.

El deporte en los niños:
• Les permite socializar.
• Enseña a seguir reglas.
• Les ayuda a superar la timidez.
• Frena sus impulsos excesivos.
• Los hace colaboradores y menos individualistas.
• Les permite reconocer y respetar que existe alguien que sabe más.
• Produce un aumento generalizado del movimiento coordinado.
• Aumenta sus capacidades motoras.
• Aumenta su crecimiento.
• Puede corregir posibles defectos físicos.

También podría gustarte
Comentarios