Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

El estrés infantil

Como adultos, contamos con suficiente información y experiencia para responder ante situaciones que nos provocan ansiedad. Pero los niños, al carecer de este conocimiento previo, suelen sentirse inseguros al enfrentarse a determinados cambios que implican una nueva adaptación. Muchos padres suelen minimizar los problemas de sus hijos pequeños, pero éstos pueden ser tan graves como los de los adultos, vistos desde la perspectiva infantil.

Principales fuentes de estrés
• En bebés, la separación de los padres; el ingreso a la guardería o jardín de niños.
• Enfermedades, dolor, tratamientos médicos.
• Crisis económicas en la familia (perciben la preocupación de los padres).
• Separación o divorcio de los padres.
• Muerte o separación de un ser querido.
• Cambio de grado escolar o de profesor.
• Periodos de exámenes escolares.
• Actividades extraescolares excesivas.
• Exigencias de la vida escolar, como acudir a una excursión o a casa de un compañero a realizar un trabajo, pues implica separarse de los padres.
• Mudanza.

Síntomas
Físicos:
• Trastornos alimentarios, en especial disminución del apetito
• Dolor de cabeza y/o de estómago
• Enuresis (incontinencia de orina)
• Alteraciones del sueño y pesadillas
• Tartamudeo

Emocionales:

• Ansiedad, preocupación
• Dificultad para relajarse
• Miedos (a la oscuridad, a la soledad…)
• Tristeza, llanto
• Apego excesivo al adulto
• Dificultad para controlar sus emociones
• Comportamiento agresivo y terquedad
• Comportamientos propios de etapas anteriores
• Bajo rendimiento escolar
• Renuencia a participar en actividades escolares o familiares


¿Cómo ayudarlo?
Si un niño presenta uno o varios de los síntomas anteriores, es probable que esté estresado. Es momento de que padres y maestros identifiquen la causa principal de estrés y ayuden al pequeño a mejorar su estado físico y emocional.

• Provee al menor un hogar y un ambiente familiar seguro, equilibrado, amable y confiable.
• Pasa más tiempo en compañía del niño. Planeen actividades en familia.
• Promueve los lazos de amistad y el que el niño juegue a menudo con sus amigos.
• Motívalo a expresar sus sentimientos y preocupaciones.
• Escúchalo y ofrécele alternativas para solucionar sus preocupaciones; ayúdalo a cambiar, mejorar o enfrentar la situación estresante.
• Fortalece su autoestima.
• Da al niño estímulos positivos, más que castigos o reprimendas.
• Proporciónale la oportunidad de hacer elecciones para que sienta que puede controlar determinadas situaciones.
• Promueve la práctica deportiva en la familia y las actividades al aire libre.
• Mantén al niño informado sobre futuros cambios en la familia, como una mudanza o la llegada de un hermanito.
• Pide apoyo de un psicólogo especialista si los signos de estrés no disminuyen.

Sólo para niños
• Habla con tus papás, hermanos o amigos acerca de lo que te hace sentir triste o ansioso. Seguramente tus compañeros de clase también están preocupados por ese examen tan complicado.
• ¡Relájate! Escucha música suave, ve la película que tanto te gusta, dedica más tiempo a tu hobby, como leer o pintar.
• Haz ejercicio. Andar en bici o patineta, bailar y saltar la cuerda, son sólo algunas opciones que te harán sentir mucho mejor.
• Trázate metas sencillas y realistas. Esfuérzate por conseguirlas, pero no te exijas de más.
• ¡Cuídate! Quiérete y respétate. Rodéate de amigos que en verdad te aprecien.

También podría gustarte
Comentarios