El guardarropa básico para verte siempre bien

Quizá te preguntes por qué hay que tener un guardarropa básico. Es simple: vas a evitar ausencias de algunas prendas o accesorios  al vestir, al menos durante 15 días (sin fines de semana), ahorrando al máximo, sin que te veas igual nunca. También te prepara para que cuando adquieras una nueva prenda, puedas usarla con la ropa que ya tienes y la repitas sólo dos veces al mes. Muchas mujeres, aun cuando tienen un presupuesto amplio, suelen cometer errores por no tener un guardarropa básico. El ejemplo es el siguiente:  si alguien viste de manera elegante 3 días, el cuarto y quizá el quinto, llegue vestida en forma sensacional, pero el sexto traerá una vestimenta en donde algo no combina, como zapatos negros cerrados (para el clima frío) con ropa clara y delgada (para clima caluroso), porque tiene zapatos negros, azules, cafés, crema, de dos colores, grises… pero no tiene zapatos blancos.

Los colores

El guardarropa básico se debe integrar, forzosamente, con colores favorables que sean a la vez lo más combinables entre sí y con otros, para que cuando incluyas un nuevo color, puedas llevarlo  con las prendas que ya tienes. Blanco y negro son los dos colores más combinables que existen. Uno es hit junto a la piel morena  y el otro es favorable. Otra nota muy importante de estos colores  es que están superdisponibles en el mercado (no como otros que son más difíciles de conseguir) y son considerados “clásicos”  en el mundo de la moda.

El siguiente color que debes añadir es el rojo, no es muy combinable, pero lo es con blanco y negro. También está disponible en todas las tiendas.
Una nota extra es que estos tres colores pertenecen, cada uno, a una categoría diferente de intensidad: claro, vivo y oscuro. Así, pueden adecuarse a climas y horas del día mas fácilmente.
Los accesorios: cinturones, bolsas y zapatos, deberán ser de estos tres colores.

Las primeras compras

No deben ser vestidos, sino faldas, pantalones (conjuntos), blusas, sacos  y suéteres, porque así combinas más prendas.
Escoge las cosas más sencillas que encuentres. La regla en vestuario es: mientras más llamativo o inusual sea el atuendo, menos podrá ser visto, porque permanecerá  en la memoria de los demás  (si quieres ser inolvidable, viste lo más llamativo).

La siguiente etapa del Shopping

Si trabajas y prefieres vestirte en una forma seria, las siguientes compras deben ser  en crema o hueso y gris perla (incluyendo accesorios). 
Estos colores  son muy favorables  y combinan con los tres básicos.

Las prendas  que cubren

El color blanco es ideal, ya sea abrigo, suéter  o chamarra. Si no encuentras lo que buscas, el rojo es una buena opción.
El abrigo blanco o claro es  muy elegante. No escatimes en comprar algo fino. 
El abrigo semi-grueso, tipo saco o gabardina,  por lo clásico, puede ser llevado muchos años, quizá toda la vida; el abrigo es una de las prendas que más te sacará de apuros en clima frío permanente o para salir de noche.

Los complementarios

Hay otros dos colores con los que puedes comenzar a formar tu vestuario básico en lugar del rojo: el amarillo canario y el rosa mexicano intenso (pero no en fucsia). Llama mucho la atención la combinación entre amarillo canario y negro; otra nota a favor de este color es que se tratara de uno de los colores más
combinables que existen.



El guardarropa para 15 días (en colores básicos)

• Tres faldas, tres pantalones y dos vestidos; o dos faldas, dos pantalones, dos conjuntos y dos vestidos.
• Tres sacos y dos suéteres.
• Tres pares de zapatos.
• Tres cinturones.
• Tres bolsas.

Los tips

Prefiere:

• Telas lisas: son más elegantes y fácilmente combinables.
• Prendas finas: las usarás muchas veces y durante un buen tiempo.
• Para iniciar tu guardarropa básico, escoge conjuntos.



Evita:

• Los estampados: son llamativos, poco combinables y engordan.
• Prendas baratas: aunque no lo creas, gastarás más.
• Vestidos o prendas difíciles de combinar.

 

También podría gustarte

Comentarios