Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

El lado fuerte y femenino del corazón

La naturaleza nos dio a las mujeres un corazón muy especial. El amor maternal, aunque no lo creas, tiene que ver con esta fortaleza cardiaca, ya que da a nuestro organismo una mejor estructura para resistir los momentos difíciles, pero no nos protege de todas las amenazas cardiovasculares que sí podemos mantener lejos con una buena dieta, ejercicio y los consejos médicos, especialmente cuando llega el momento de los cambios hormonales, después de la cuarta década de vida.

Conexión cerebral y emocional

El potencial cardiaco femenino es natural y, de alguna manera, amoroso, quién no ha dicho alguna vez en la vida “lo siento en el corazón” o “me duele el corazón”. Se trata de mucho más que una metáfora, esto porque “el corazón tiene células nerviosas vinculadas con el cerebro que están en contacto directo. En el cerebro hay un centro vinculado con el corazón y cuando nos afecta una depresión o estrés, esto impacta al corazón”, explica el psiquiatría y médico cirujano Guiseppe Amara. Es una realidad que el corazón siente emocionalmente y sufre impactos negativos físicos, pero hay más del lado positivo. Amara dice: “La estructura orgánica de la mujer, como madre, hace que su cuerpo posea una estructura especial para resistir más, ya que dota a la mujer de una estructura mucho más madura, sus cromosomas son más maduros” que los del varón.
Ahora se sabe que “las emociones no son sólo cerebrales, sino que se sienten en todo el cuerpo, incluido el corazón. No porque se hable de afecto es todo cerebral”. El psiquiatra menciona que “al pensar en las emociones no lo dejemos todo en el campo cerebral, pues el corazón siente…”. De allí que la depresión y el estrés figuren en la lista de las amenazas cardiacas, la primera nos ataca más a nosotras, en tanto que la tensión hace estallar el músculo cardiaco de los hombres.

Un escudo que se debilita

La menopausia, que rara vez se registra antes de los 35 años o después de los 55, marca un antes y después en asuntos del corazón. Una mujer de 50 años de edad tiene 46% de posibilidades de sufrir alguna enfermedad cardiovascular y se ha demostrado que el peligro de sufrir un mal cardiovascular en la mujer se incrementa con la menopausia. La mujer en postmenopausia sufre trastornos relacionados con los lípidos (grasas precursoras de colesterol)… hay trastornos en los carbohidratos, incrementando los niveles de azúcar en la sangre y altos niveles de insulina, propiciando una mayor aparición de diabetes en esta etapa de su vida.
La incidencia de hipertensión arterial se incrementa en las mujeres en postmenopausia. Asimismo son más obesas y sedentarias.

Ejercicio, sinónimo de salud

El ejercicio es clave en el bienestar cardiaco de mujeres y hombres. Se  recomienda que al ejercitarnos, lo hagamos con un programa prescrito y dosificado para cada quien. El ejercicio representa una forma y estilo de vida en la cual tenemos que incidir; no sólo en gente sana, sino también en población afectada por los factores de riesgo o que haya sufrido alguna enfermedad cardiaca o cerebral.

Corazón partío

Las enfermedades cardiacas y arteriales son la primera causa de muerte en el mundo, en México se registran 50 mil casos de primer infarto agudo cada año. Los padecimientos cardiacos se dan en las mujeres entre 8 y 10 años después que en los hombres; la edad promedio en la cual la mujer sufre un primer infarto cardíaco es a los 64 años y en el hombre a los 52 años.
La incidencia de la enfermedad coronaria aumenta con la edad. Los datos de Estados Unidos lo confirman: a los 60 años sólo una de cada 17 mujeres ha tenido un ataque coronario, en tanto que se da uno en cada 5 hombres. Así que, a cuidar nuestro corazón!!!!!!!

También podría gustarte
Comentarios