Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

El placer de ser independiente

“El secreto de mi éxito es que he trabajado muchísimo. Nada sustituye al trabajo: ni los títulos, ni el aplomo, ni la suerte”, decía en su momento la revolucionaria diseñadora de moda Coco Chanel. Y no se equivocaba al afirmarlo, pues el hecho de mantenerse activa en el campo laboral es un privilegio que otorga la posibilidad de sentirse libre, segura y capaz.

Aún es muy frecuente escuchar mujeres que arropan la idea de que, llegado el momento de hacer vida en pareja, de convertirse en madres o mejorar su condición económica, podrán dejar de tener una vida laboralmente activa, apenas se den la oportunidad de que alguien más vele por su seguridad en este sentido.
Sin embargo, poco se reflexiona acerca de que los beneficios del trabajo que no se limitan exclusivamente al hecho de recibir una ganancia monetaria, además abona a fortalecer la autoestima a través de desarrollar capacidades para solucionar conflictos, pone a prueba la inteligencia, hace sentir segura y dueña de cualquier situación, al tiempo que otorga independencia, seguridad y bienestar.

El precio de la dependencia

Hans Olvera, psicólogo e investigador de la Universidad Iberoamericana, afirma que el hecho de mantenerse fuera del campo laboral tiene un impacto negativo que alcanza a la familia y por supuesto en lo que corresponde a la relación de pareja: “Las mujeres que no son productivas en este sentido, psicológicamente llegan a despertar una transferencia de ver a su marido como a un padre y esto genera infidelidad, dado que este cambio simbólico deteriora la vida sexual y de pareja, debido a que entran en una fantasía incestuosa y buscan a un tercero para romper con esta idea. Este comportamiento es algo que está estudiado, no obstante, los involucrados no son capaces de percibir que por esta razón van en busca de un amante”.

La misma reacción se presenta en el hombre, por su parte él también genera a nivel mental esa relación prohibida, en la que mira a su mujer como una hija por la que tiene que velar, y aunque sienta por ella amor, el sentimiento disfrazado de fraternidad influirá en el hecho de que se presente una infidelidad.

El especialista indica que si bien es cierto que no se puede tomar como una regla general, el hecho de que cuanta mujer decida depender económicamente de su pareja, enfrentará deslealtades de este tipo, ya que es un factor detonante.

Enriquece tu vida

¿Qué caracteriza a las mujeres que trabajan? Son más proactivas, tienen una mente más ágil, sin importar a qué se dediquen; son más seguras, menos dependientes, mantienen vivos sus sueños, poseen aspiraciones a mejorar en todos los sentidos. También suelen estar más informadas, por lo que pueden tener más temas de conversación que compartir y, en el caso de que haya hijos, cuentan con elementos adicionales que les ayudan a comprender y educarlos mejor.

El experto asegura que una de las ganancias más prometedoras de una mujer que trabaja es sin duda, el hecho de desarrollar una autoestima sólida, que la lleva a tener relaciones más sanas, a no generar dependencia en lo que respecta a sus afectos, en tanto que tiene una actitud de crecimiento constante, tiene sueños y objetivos que cumplir lo que la hace vivir la vida con más pasión.

El trabajo es una actividad que dignifica, abona el crecimiento en todos los sentidos y brinda un sentido de libertad e independencia, al saber que uno es capaz de bastarse a sí mismo y que lejos de depender de la pareja en el sentido económico, se puede ser una aliada de él y del progreso familiar.

Para leer

Divas rebeldes, de Cristina Morató. Editorial Plaza & Janes

También podría gustarte
Comentarios