Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

El poder de la música en los bebés

Mientras Mauricio balbucea alegremente las canciones que su mamá le interpreta, ninguno de los dos se puede imaginar que ese divertido juego que comparten, es en realidad fundamental para el desarrollo del pequeño de apenas unos meses de nacido.Hemera/Thinkstock

El impacto de la música va más allá de solamente alegrarle el momento a tu bebé, pues se convierte en un aliado perfecto para ayudar a que estimule sus emociones, la creatividad y el intelecto, así que acompañar y jugar con tu bebé mientras gozan de un buen espacio para deleitarse con alguna melodía, es un gran pretexto para crecer juntos.

Iniciación musical

El maestro Víctor Barrera, egresado del Conservatorio Nacional de Música de la Ciudad de México, y autor del libro Misterios musicales, Editorial Lumen, explica que mientras más pronto inicies con este acercamiento con tu hijo, será más provecho y esto puede ocurrir a partir del embarazo, para ser más específicos al tercer mes, ya que el oído es el primer sentido que se desarrolla y curiosamente, el último en desaparecer cuando fallecemos.

“La estimulación prenatal sugiere que desde la gestación la madre puede escuchar melodías compuestas por Mozart, básicamente porque la energía de estas interpretaciones es muy suave y es ideal para los niños pequeños. De la misma forma en que a lo largo de su crecimiento se administran distintos tipos de alimento de acuerdo a la aptitud de su estómago, se debe hacer con la exposición a la música. Es por esta razón que se recomienda a este compositor, sin embargo también funciona la que corresponde al periodo Barroco, entre los que se encuentran otros creadores como Vivaldi, Bach, Haydn”, dice Víctor Barrera.
Es un punto a considerar que lo ideal es que tú disfrutes de este tipo de música, ya que de lo contrario se rompe la interconexión con tu bebé, pues desde el vientre él percibirá que no te sientes cómoda con ella, y lo mismo ocurrirá cuando ya lo tengas entre tus brazos. Si no es lo que más gozas, es preferible que compartas con él lo que realmente produce tu entusiasmo, aunque sí cabe señalar que debes cuidar los ritmos para que no resulten agresivos a su oído, así como también es recomendable que vigiles que la letra de las canciones vaya acorde con su edad.

A todo ritmo

El mundo musical de tu hijo no tiene que verse reducido únicamente a la música clásica, también el hecho de que interpretes canciones de cuna, infantiles y hasta aquéllas que te agradan por algún motivo, son adecuadas. Agrega el especialista que hay que romper con el mito de que hay buenos o malos ritmos, en general, dice, todos los estilos son adecuados y lo único que debe influir es la preferencia que se tenga hacia uno de ellos. Sin embargo, afirma que lo mejor es enseñar a los pequeños a familiarizarse con todo tipo de música.

Si bien los beneficios de la música en la formación de un niño, están científicamente probados, no olvides que el hecho de que lo acompañes y compartas con él aficiones y aprendizajes va a producir que ambos se sientan estrechamente unidos, que generes en su mente recuerdos agradables y que él crezca seguro de que es un niño amado con una familia preocupada por brindarle el mejor desarrollo posible.

Mozart te acompaña

Si dependiendo de cada ocasión ocupas una interpretación distinta para incorporar a tu hijo a determinada actividad ayudarás a estimular su rendimiento.

Aquí algunas recomendaciones para un menú musical de Mozart:

  • Una pequeña serenata nocturna: Despierta la atención del niño, por lo que la puedes usar para darle aviso de que se acerca la hora de hacer los deberes, así comprenderá que es un tiempo que se puede vivir alegre.
  • El aria de Querubino: Se presta para que el bebé fantasee sobre la belleza y la alegría.
  • El andante de la Casación en sol mayor: Un andante nos da la sensación de movimiento lento. Sugiérele a tu hijo que cierre los ojos mientras lo escucha y se imagine cómo sería Mozart a la edad de 8 o 9 años, cuando escribió esta melodía.
  • Contradanza en do mayor: Es la historia completa de una batalla entre soldaditos de plomo. Impulsa a tu hijo para que invente su propia historia y la represente con palabras o pantomima.

Para leer

Misterios Musicales
Víctor Barrera
Editorial Lumen

El efecto Mozart para niños
Don Campbell
Ediciones Urano

Para ver

Fantasía
Argumento Joe Grant
Estados Unidos, 1941

“La perseverancia es el motor del éxito”.

 

También podría gustarte
Comentarios