El poder de las palabras positivas

Goodshoot/ThinkstockHasta hace poco, el pensamiento positivo se contemplaba como un asunto de ilusos. Pero la avalancha de estudios que han demostrado la coincidencia entre una actitud positiva y mejores niveles de salud, bienestar psicológico y emocional, nos obligan a considerar muy seriamente las ventajas de pensar, hablar y por lo tanto, ser positivos.

Auto-discurso positivo

Todas conocemos la importancia de querernos a nosotras mismas. Pero el discurso interior muchas veces refleja un panorama distinto: “No puedo; nunca me sale bien; solo a mi me sucede; no estoy hecha para esto…”

La corriente de pensamientos que fluye todo el día, de manera automática en nuestra mente, no solo retrata cómo nos contemplamos, sino que es una predicción bastante acertada del futuro.

Una parte de ese discurso proviene de la lógica y la razón. La otra, se gesta en el lugar oscuro donde residen nuestros miedos.

VENTAJAS DE PENSAR POSITIVO

Tomarás decisiones más acertadas. Si partes de una premisa negativa, (es difícil obtener el puesto), inconscientemente actuará de manera distinta que si te basas en una afirmación, (tengo la experiencia necesaria para ganarme la promoción). La primera frase nos invita a rendirnos, la segunda, a demostrar lo que somos.

Transformarás el futuro. A medida que experimentes emociones positivas, también construyes recursos mentales, físicos y sociales, que te permitirán enfrentar nuevas situaciones de una mejor manera.

Proteges tu sistema inmunológico. Algunos estudios han mostrado que entretener un pensamiento negativo durante “un minuto” disminuye la capacidad del sistema inmunológico por varias horas.

Gozarás de beneficios a la salud. Todavía no está muy claro el mecanismo que hace que las personas que practican el pensamiento positivo experimenten ciertos beneficios a salud, pero está comprobado que así sucede. Una teoría es que la actitud positiva nos permite lidiar de mejor manera con situaciones estresantes, lo que a su vez, reduce los efectos negativos del estrés en la vida.

CÓMO CAMBIAR EL PENSAMIENTO

Cambia el pensamiento negativo a positivo. No es rápido ni sencillo, pero es posible… se trata de crear un hábito nuevo.

  • Evita etiquetar lo que te suceda como bueno o malo. Hemos sido condicionados a pensar en estos términos y podemos romper ese condicionamiento.
  • Monitoréate. Periódicamente durante día, detente y evalúa tus pensamientos. Si encuentras que en su mayoría son negativos, busca la forma de darles un giro positivo.
  • Acepta el humor. Date permiso de sonreír o reírte, especialmente durante momentos difíciles. Busca el lado humorístico de los acontecimientos cotidianos. Cuando te ríes de la vida, disminuye el estrés.
  • Rodéate de personas positivas. Asegúrate que las personas en tu vida sean positivas, que te apoyen y te den consejos útiles. Las personas negativas, que no creen tener poder sobre su propia vida, pueden incrementar tus niveles de estrés y hacerte dudar de tus habilidades.
  • Practica la auto-compasión. Comienza por esta simple regla: No te digas a ti misma lo que nunca le dirías a otra persona. Se gentil y alentadora. Si un pensamiento negativo se cuela en tu mente, evalúalo de manera racional y responde con una afirmación.
  • No pretendas borrar la negatividad. Las emociones negativas tienen beneficios, incluyendo poder contrastarlas con las positivas, y reconocer unas y otras, pero es necesario reducir la negatividad inapropiada. Aquella que no es ni útil ni sana.

También podría gustarte

Comentarios