El secreto del ahorro

Dá el primer paso
Haz un recorrido mental por las últimas 24 horas y escribe una lista de todos los gastos que has hecho, aunque sean mínimos, desde unos chicles hasta una taza de café.

Pregúntate lo siguiente:
• ¿Éstas compras fueron estrictamente necesarias?
• ¿Cuántos de los artículos que adquiriste son de baja calidad?
• ¿Cuántos de ellos son duraderos?
• ¿Con qué frecuencia te permites comprar cosas por el simple hecho de darte un gusto?

El secreto mejor guardado
Para ahorrar hay dos caminos: aumentar los ingresos y reducir los gastos. El segundo es más fácil que el primero… Uno de los grandes secretos del ahorro es hacer una labor del día con día. ¿Te has puesto a pensar que si gastas diariamente $15 pesos en un café que compras de camino al trabajo terminas gastando $300 al mes? Observa los hábitos de compra de los millonarios; gastan muy poco, pero invierten más. Por ejemplo, en lugar de comprar su café en la calle todos los días, invierten en una buena cafetera. Piensa de esta manera y podrás optimizar tus recursos, con lo que notarás que al final de la quincena, tu billetera estará un poco más abultada.

Presupuesta tus gastos
Si planeas tus gastos, te será más fácil tener tu dinero bajo control. Haz una lista de todos los compromisos económicos que sabes que debes cubrir. Los expertos en finanzas aseguran que la mejor manera de balancear tus gastos vs. tus ingresos y aún así obtener un sobrante para el ahorro, es adjudicar 30% de tu ingreso mensual a vivienda (sea renta o hipoteca), 40% a gastos de rutina (luz, agua, teléfonos, escuelas, etc) 10% a vestimenta, 10% a entretenimiento y el 10% restante al ahorro. Si tus gastos están desproporcionados de este esquema, tendrías que repensar la manera en que dispones de tu dinero.

Ingresos vs. gastos
Ahora que ya sabes cuánto ganas y cuánto gastas, puedes encontrar en qué rubro es posible economizar. No te conformes con ahorrar lo que gastarías en una taza de café. Analiza tus ingresos y distribuye tus gastos de manera eficiente.

¿Qué hacer con ese ahorro?
El siguiente paso consiste en colocar este esfuerzo económico en un lugar seguro y que, de preferencia, te brinde un rendimiento adecuado.
Hoy en día los bancos ofrecen diferentes instrumentos para que tu dinero crezca. Desde una cuenta de ahorro, hasta inversiones a plazos fijos que te dan mayor rendimiento. Acércate a la institución bancaria de tu preferencia y pregunta por las cuentas de ahorro e inversiones a plazos fijos y compara las tasas que te ofrecen.

Glosario del ahorro
Rendimiento: Es la utilidad que un banco obtiene al invertir el dinero que tienes depositado. Un  porcentaje de esta ganancia suele ser reintegrado a la cuenta por lo que mientras mayor sea el rendimiento, mayor será el beneficio.

Plazo fijo: Es una operación financiera por la cual un banco, inmoviliza ciertos recursos monetarios durante un periodo de tiempo determinado y con ello reporta una rentabilidad fija o variable, en forma de dinero.

Tasa de interés:
Es el porcentaje al que está invertido un capital en un tiempo determinando, lo que se refiere como “el precio del dinero en el mercado financiero”. La tasa de interés es fijada por el Banco Central de cada país a los otros bancos y estos, a su vez, la fijan a las personas que utilizan sus instrumentos financieros. Una tasa de interés alta incentiva el ahorro mientras que una tasa baja promueve el consumo.

También podría gustarte

Comentarios