Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

El significado de ser madre hoy

El significado de ser madre hoy
Stockbyte/Thinkstock

Seguramente muchas de las lectoras que como yo, trabajan, estudian y cada vez que pueden, se divierten, sufren de los cotidianos cuestionamientos, algunos velados, otros no tantos, respecto si llevando la vida que llevamos, logramos ser “buenas madres”.

Ello me lleva a pensar qué es lo que socialmente concebimos como “buenas madres”

Me sorprendí al percatarme la diversidad de enfoques que una mujer puede tener de dicho concepto, de acuerdo a su propio entorno social incluso, en nuestra propia cultura.

  • Ser buena madre para quien tiene un hijo con capacidades diferentes, representa el garantizar a éste, a costa de lo que sea, su inclusión social.
  • Ser buena madre para una mujer del campo, implica garantizar alimento y supervivencia a sus hijos, incluso si ello representa que trabajen desde que son pequeños.
  • Ser buena madre para una mujer sola, es cuidar un trabajo que le permita alimentar y dar educación a sus hijos, aunque le represente estar ausente el resto del día.
El significado de ser madre hoy
Pixland/Thinkstock

Amarlas en su justa dimensión

Por eso en estas fechas, en donde la celebración a las madres adquiere un peso social importante, considero necesario revalorar la concepción de éstas.

Fuera de los estereotipos sociales, las madres no somos de fuerza ilimitada. Nos levantamos todos los días pensando en los hijos, y como procuraremos cada día que su futuro sea mejor, eso es cierto.

Sin embargo, también nos levantamos con ánimo de hacer cosas que nos llenen, pudiendo ser éstas espirituales, académicas, sociales o materiales.

El significado de ser madre hoy
iStockphoto/Thinkstock

Por supuesto que ello tiene un costo:

La fatiga, el estrés, y a veces incluso, la renuncia a nuestros propios anhelos, de lo que por cierto, sólo nosotras somos responsables, especialmente cuando ello obedece a sentimientos de culpa, por ocupar tiempo que tradicionalmente debiera ser para nuestros hijos.

También los hijos han cambiado: ahora son más independientes, más exigentes, y los espacios de convivencia familiar se han reducido drásticamente.

Ante esta realidad aplastante, debemos enfocar nuestros esfuerzos en:

1. Establecer vínculos sólidos de comunicación con nuestros hijos en todas las etapas de nuestra vida, pues ambas son cambiantes, y estamos obligados a reconocernos cotidianamente para mantener lazos estrechos.

2. Evitar dejar a nuestros hijos la pesada carga de renuncias personales que jamás nos pidieron.

3. Evita pensar en lo que socialmente se espera de nosotras como madres, todas afrontamos realidades diferentes y no hay un prototipo que te dé la seguridad de qué es lo mejor que puedes estar haciendo.

4. Abrazarlos sin que se lo esperen.

5. Besarlos en la noche cuando duermen.

6. Respetar su integridad y cada decisión de su vida.

No hay fórmulas mágicas ni prototipos de madres del año, pero todas podemos escucharlos y sobre todo, amarlos intensamente.

¡Feliz Día de las Madres!

También podría gustarte
Comentarios