Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

El temor a ser uno mismo

iStockphoto/ThinkstockTomar riesgos es una de las cosas más avasallantes que podamos enfrentar. Es por eso que cuando se trata de darle la cara a los retos, hasta aquellos que prometen una mejora en nuestras vidas, el primer impulso sea retraernos y buscar excusas de por qué no hay que salirnos del molde y conservar el área de confort que tenemos.

Sin embargo, somos sujetos de cambios constantes, esa es la principal característica de la vida, pero no significa que estemos abiertos a recibirlos, y lejos de que esta circunstancia sea cuestionable, es bastante razonable, explica Harriet Lerner, autora del libro El miedo y otras emociones indeseables, Editorial Oniro, debido a que éstos desestabilizan, aun cuando se trate de algo que anhelamos, lo que justifica porque constantemente nos debatimos entre el impulso de transformarnos y el temor a hacerlo.

Cambios que se multiplican
Pensemos en una experiencia alentadora que nos puede traer grandes beneficios, como regresar a estudiar. Aunque quien se lo planteara sabe de antemano que es una oportunidad de crecimiento en todos los sentidos, hacerlo conlleva reorganizar horarios, llegar a acuerdos con el jefe para cumplir con los tiempos de escuela, adaptar la convivencia familiar y realizar ciertos ajustes de índole económico y de diversión.
El miedo al cambio toma vida a partir de este tipo de eventos, afirma Luis Escorcia, psicólogo y catedrático de la Facultad de Estudios Superiores Zaragoza, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), “y se combina con las propias dudas que uno tenga de sí mismo y de sus capacidades, cuando estos factores se complementan es más sencillo que el temor se imponga y que se manifieste con reacciones como falta de interés, sensación de que nuestros objetivos son inalcanzables o la búsqueda de razones para evitar envolvernos en ese cambio”.

El experto abunda en que para revertir esta oleada de contrariedades, hay que tener en mente que en todo momento se pueden dar cambios, para los que tenemos que estar preparados sin que ello signifique crearnos un ambiente de inestabilidad. Su consejo es que tomemos conocimiento y seguridad de las capacidades que poseemos, ver de qué manera las podemos aplicar en el factor sujeto de cambio, sin ignorar las debilidades que también tenemos, esto nos va a permitir efectuar un plan justo de los pasos a seguir, que incluyen la búsqueda de soluciones efectivas para realizar nuestro proyecto.

¿De cuándo acá te transformaste?
No solamente evolucionamos externamente, también lo hacemos en la intimidad de nuestro ser, y simplemente decidimos hacerlo porque no estamos conformes con la persona que somos, es así como un buen día después de darle vueltas al asunto concluimos que decidiremos por nosotros mismos, para nuestra mejor versión.
Por lo general éstos son los que menos les gustan a quienes nos rodean, porque implica tomar las riendas de nuestra vida y dejar de ser, en muchos casos, la presa fácil de alguien más.

Al respecto, la autora Harriet Lerner, sostiene que “los cambios generan ansiedad tanto en quien los hace como en quien se ve afectado por ellos. Muchas veces nos da miedo que la reacción de la otra persona ante una nueva experiencia cree una distancia tan grande que nos separe de ella para siempre. Cuanto mayor es el cambio, crece la ansiedad”.

Para mitigar esta sensación incómoda en ambas partes, recomienda hablar abiertamente de los temores que esto produce y dejar en claro que la búsqueda de esa transformación está enfocada a procurar en primera instancia a buscar el propio bienestar. Y aquí vale la pena aclarar que no necesariamente va a repercutir en el otro de la misma manera, pero aún así no hay que renunciar a llevarlo a cabo.

El movimiento es la esencia de la vida y los cambios forman parte de ello. Ciertamente romper con una rutina puede causar temor e inseguridad, sin embargo, cualquier acción que emprendas para mejorar en algún aspecto, siempre será bienvenida y podrá llenarte de muchas satisfacciones. Nada mejor que atreverte a correr el riesgo.

“La perseverancia es el motor del éxito”.

bojorge@teleton.org.mx

También podría gustarte
Comentarios