Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Embarazo libre de riesgos

Hay palabras que tan sólo escucharlas provocan en los padres que esperan un bebé una reacción de temor y deseos de no saber nada sobre los riesgos que existen en ese momento. Sin embargo, nada mejor que canalizar el amor hacia el pequeño que viene en camino, de forma que el esfuerzo que hacen tanto los papás como el ginecólogo sea efectivo y de este modo, sin importar las condiciones del proceso de gestación que viva la madre, a todos les dará tranquilidad saber que el embarazo está vigilado.iStockphoto/Thinkstock

Hay varias situaciones que deben ser comunicadas al médico que lleva el control de la gestación, con el fin de evitar alguna discapacidad o padecimientos que comprometan la salud del bebé. María Victoria Cervera, médica genetista del Centro de Rehabilitación Infantil Teletón (CRIT), Estado de México, asegura que hay condiciones de salud en la madre que deben ser notificados a su doctor cómo:

  • Si se padece algún tipo de diabetes, en especial Tipo 1.
  • Elevada Fenilalanina.
  • Hipotiroidismo.
  • Infecciones, en especial en el aparato reproductor.
  • Problemas con la presión arterial.

Esto con el fin que no ningún factor de riesgo se ignorado en lo que al control del embarazo se refiere, por lo que cualquier enfermedad familiar tanto de la madre como del padre, debe ser comunicada para que el ginecólogo determine si es algo que deba ser considerado o no para incluirlo tanto el expediente, como en un criterio para monitorear.

¿Y el papá?

La especialista enfatiza que es importante que se haga saber la edad del padre, ya que al momento de la concepción son ambos los que participan de esto: “Los varones que rebasan los 50 años, entran a un grupo en el cual es susceptible que tengan hijos con alguna discapacidad, por esto es significativo que el médico esté al tanto, así como si hay enfermedades hereditarias en su árbol genealógico o ciertas enfermedades como hemofilias, distrofias musculares o algún tipo de retraso mental”.

El papá juega un papel substancial, lo ideal es que acompañe a su pareja a las citas médicas, además de estar involucrado en los cuidados que se necesitan tener para que el momento tan esperado, que es el nacimiento del crío, sea un evento inolvidable y feliz para todos. Ya quedaron atrás esas ideas equivocadas acerca que sólo la mujer es quien vive el embarazo como experiencia individual y es la única responsable de mantenerlo con salud, es inestimable tanto para el nuevo integrante de la familia como para su mamá, saber que el padre está comprometido en mantener el bienestar familiar.

El temor a recibir una mala noticia es un pésimo consejero, por lo que en la medida que el ginecólogo tenga mayor información sobre las condiciones en las que el embarazo se desarrolla, la pareja podrá tomar las medidas adecuadas que los alejarán de vivir este proceso tan especial con cierto miedo.

María Victoria Cervera enfatiza que acudir al médico desde antes de la búsqueda del embarazo es el primer paso para el camino de la prevención: “El consumo del ácido fólico es un gran aliado en evitar defectos del cierre del tubo neural, es necesario que sea desde 6 meses antes de la concepción, así como en los meses de gestación, para asegurar que el bebé se desarrolle en un ambiente materno adecuado”.

La mejor bienvenida que se le puede dar al crío, va más allá de las celebraciones que se organicen por su llegada o el arreglo de las cosas que usará, es sin duda, el cuidado que se tenga durante el control del embarazo que por un lado, será hecho por los especialistas y por otro, el de su familia.

“La perseverancia es el motor del éxito”

También podría gustarte
Comentarios