En forma de pies a cabeza

0

Los médicos y los científicos no mienten al decir que el cuerpo es sabio y conoce las exigencias, las acepta y más aún, se prepara a fin de cumplir al máximo y no poner en riesgo a su portador. Sin embargo, una manera de recompensar y mantenerlo en excelentes condiciones, es que después de haberlo sometido a fuertes experiencias, lo ayudes a regresar a la normalidad.
La doctora Leticia de Anda, especialista de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explica que aunque el organismo toma su tiempo para regresar a su estado natural también requiere de brindarle elementos para agilizar el proceso: “Después del parto vemos en las mujeres inquietud por recuperar el peso que tenían antes del embarazo, pero más allá de verlo como un tema estético, la importancia de hacerlo radica en devolver los nutrientes que se perdieron en este periodo, ejercitar los músculos para vuelvan a compactarse hasta llegar a un nivel normal, pues éstos se distienden”.
Empezar un plan de ejercicio es un gran paso, pero considera que aún no tendrás las condiciones físicas ni de tiempo para dedicar más de una hora a asistir a un gimnasio, aún así puedes prepararte para este fin. El doctor Roberto Rodríguez Nava, director del Centro de Evaluación Física Integral, S.C., recomienda:
• Haz pequeñas caminatas, lo ideal es media hora, hazlo sin presión. Puedes aprovechar mientras llevas de paseo a tu bebé en la carriola.
• Haz ejercicios de estiramiento de cada una de las partes de tu cuerpo, trata de tocar la punta de tus pies sin flexionar las rodillas, estira los brazos sobre la cabeza, como si trataras de alcanzar algo, flexiona tu cintura de uno y de otro lado  ten mucho cuidado, sobre todo si tu hijo nació por cesárea. Haz lo mismo con el cuello, así recuperarás poco a poco la flexibilidad.
“A partir de los tres meses se puede iniciar con este tipo de ejercicios, como rutina ayudan para la recuperación, sin embargo, la práctica de una disciplina deportiva como pilates, spinning u otras, se pueden realizar a partir de los seis meses cuando se trata de un parto normal, pero si éste se dio por vía cesárea será hasta los nueve meses, debido a que la cicatrización de las capas de la piel se da de afuera hacia dentro y aún cuando la herida parezca haber sanado, internamente continúa esta etapa”, recomienda el especialista.

Michael Blann/digitalvision/thinkstockUna recuperación integral

Siempre atribuimos al ejercicio y la alimentación la mayor responsabilidad de nuestro bienestar, pero una parte fundamental en todo el proceso de recuperación es la relacionada a la manera en que te ves a ti misma y cómo te valoras, esto se traduce en autoestima.
“Las alteraciones hormonales en el embarazo provocan que la mujer se sienta desconcertada con los cambios que se presentan, pasa por estados en los que extraña su vida y sus rutinas anteriores, el aspecto físico la hace también sentir fuera de tono, pues piensa que no podrá perder peso, por eso es común que prefieran no ejercitarse y coman en abundancia esta situación generada por el estrés, aunque no siempre ocurre”, dice la doctora Leticia de Anda.
Para superar esta etapa de altibajos emocionales y fortalecer tu autoestima Holly Jean Cosner y Stacy Malin, autoras del libro Pilates con tu bebé, aconsejan:
• No ocultes tu cuerpo con ropa holgada, pero tampoco insistas en usar tallas más pequeñas, adquiere unas tres combinaciones de la medida que ahora tienes y que te hagan sentir atractiva.
• Evita comparar tu aspecto con el de otras mujeres.
• Mantén activo tu círculo de amistades, hablar con otras personas es vital para que tu mente esté activa y ocupada en otros temas.
• En cuanto tu médico te autorice activa tu vida sexual, no lo evites porque tu figura no te gusta. Esta unión te permitirá sentirte amada, deseada y apoyada por tu pareja.
Además, la doctora Leticia de Anda, recomienda que no bases tu atractivo en la manera en que luces: “Todos poseemos cualidades que nos hacen valiosos, más allá del aspecto físico; cada uno sabe su propio valor y capacidades, por lo que en momentos en los que la autoestima puede estar vulnerable hay que recordarlos para recuperar la seguridad en uno mismo”.
Aprovecha esta nueva etapa en tu beneficio, recuerda que uno de los principios del bienestar de tu hijo radica en que te sientas plena, sana y feliz, ya que de esta manera podrás transmitírselo a él. Sobre todo ten presente que la belleza se refleja a través de un cuerpo sano, una autoestima sólida y una actitud positiva.

Tambien te puede interesar


  • Tambien te puede interesar