Errores comunes en una discusión de pareja

0

 

 

Razones y verdades en una discusion de pareja

Para ejemplificar los errores comunes en una discusión de pareja, esta vez te quiero plantear un problema de un matrimonio que decidió separarse porque las cosas no funcionaron como ellos esperaban. Te pido que trates de darle la razón a alguno de los dos y nos escribas para conocer tu opinión.

Ambos llegaron a mi consultorio pidiendo una sesión porque necesitaban una opinión profesional acerca de la decisión que querían tomar respecto a su separación. Le pedí a cada uno que expusiera el por qué querían terminar la relación.

Las razones expuestas por él para terminar la relación con su esposa fueron las siguientes:

Razones y verdades en una discusion de pareja

Siempre está trabajando
Nunca quiere salir conmigo
Por su orden exagerado no me siento como en mi casa
Siempre quiere estar ordenando las cosas
Siempre reclama cosas

Por otro, lado ella dijo:

Es un irresponsable, sólo piensa en divertirse
Sólo yo pienso en que debemos pagar la renta
No me deja trabajar en paz por sus constantes berrinches
Necesitamos dinero y él sólo piensa en gastarlo sin ningún orden
El orden es primordial para una buena convivencia y es lo único que él no tiene

Razones y verdades en una discusion de pareja

Falta de comprensión

Es claro y muy evidente que el problema central para él y por el cual se quiere divorciar de ella, es por el orden exagerado y que a su juicio es ahogador, ya que ni siquiera le permite sentirse en su casa. Para ella el problema es que él sólo piensa en la diversión.

Ahora te pregunto, por cuál versión te inclinas. ¿A quién le das la razón? Lo de menos en realidad es quién de los dos tenga la razón. Ponte a pensar ¿qué es lo que ganas cuando tienes la razón? Hay una canción que dice: ¿de qué me sirve la razón si tú no estás?… Una pareja constantemente está buscando quién de los dos tiene la razón, pero esto es sólo una distracción del sentido real de cualquier problema en una relación. Para entender el problema, primero se tiene que hacer algo muy simple: aprender a escuchar.

Un problema de pareja que parece ser tan difícil, en realidad tiene una solución muy fácil

Sobre todo cuando es enfocado de manera apropiada. El enfoque no debe girar en encontrar quién tiene la razón de los dos, sino en aprender a ¡ver del otro lado! Esto significa aprender a sumar la verdad de ambos en vez de luchar por la razón. La razón divide y separa a la pareja, en cambio sumar la verdad de ambos los une. Existen pasos sencillos para hacerlo.

Razones y verdades en una discusion de pareja

El primero es lograr ver lo que tu pareja está viendo sin juzgar. Para poder hacer esto necesitas saber cuáles son las preferencias con las que nacieron y por las cuales se sintieron atraídos unos del otro. En el caso de la pareja del ejemplo, funcionaría de la siguiente manera:

Si él conociera el tipo de personalidad de ella…

Sabría que el orden para ella es parte de una habilidad previsora de su personalidad, además de ser una forma de cuidar de él, porque el bienestar de su pareja es muy importante para ella. Por otro lado, ella podría reconocer que el rasgo espontáneo de la personalidad de él, provee a la relación de relax y de una visión más adaptativa que sabe que no todo en la vida se puede controlar.

Quitar de tu vocabulario las palabras que todos usamos cuando estamos enojados: siempre, nunca, sólo, etcétera, porque generan una actitud de defensa.

La solución entonces es ¡ver del otro lado!

Dicho de otra forma, aprender a escuchar en vez de juzgar. Saber que tener la razón no es lo importante, que es mejor buscar sumar las dos verdades. Trabajemos con dos supuestos en torno a la “razón”. Vamos a darle, hipotéticamente, la razón a él. La consecuencia es que ella es terriblemente incomprensiva y es posible que ni siquiera esté enamorada de él. La decisión tendría que ser que se separen.

Si le damos la razón a ella…

La consecuencia sería que él parece un desobligado y que no le interesa la seguridad y bienestar de su familia. La decisión tendría que ser también la separación. ¿Y el amor? Si está pareja está realmente enamorada y ambos creen que tienen la razón y esa “razón” los separa, ¿de qué sirve “la razón” si ya no están juntos?

Volviendo al ejemplo

Él necesitaba equilibrar su espontaneidad con la parte previsora de ella y en parte por eso se enamoró de esa mujer. Y ella necesitaba un hombre que le ayudara a equilibrar el control espontáneo que ella tiene como parte de su personalidad y aunque no se percate, esta actitud incrementa su estrés, su frustración y le impide divertirse más con la vida. El equilibrio y el amor no se logran con la razón.

Tambien te puede interesar


  • Tambien te puede interesar


  • Tambien te puede interesar