Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Es tiempo de transformarte

Nos encantan las historias de transformación personal: el perdedor que cambia su suerte, la chica tímida que se convierte en el alma de la fiesta. Es “el tema” de los libros de autoayuda, de las telenovelas y comedias, así como la razón principal por la que acudimos a las reuniones de generación.

En el campo de la psicología se creyó por mucho tiempo que era imposible transformar significativamente la personalidad.De hecho, nuestras características principales —si somos tímidos o atrevidos, relajados o ansiosos—, parecen estar inscritas desde una edad muy temprana.

Sin embargo, los investigadores de la personalidad han comenzado a examinar más de cerca las pequeñas maneras en que cambiamos. Los psicólogos positivistas, que investigan los talentos humanos, han identificado 24 fortalezas de carácter, tales como: integridad, lealtad, asertividad y vitalidad, y han descubierto que estas cualidades se resumen en la forma en que respondemos al mundo, y por lo tanto, se trata de hábitos que podemos aprender.

Ello no significa que la transformación sea fácil, o que suceda en un instante. Algunos expertos hablan respecto al cambio de personalidad de la misma forma en que los médicos hablan del peso: la naturaleza diseñó a algunas personas para ser delgadas, a otras, no tanto. Es posible modificar nuestro cuerpo, pero requiere un esfuerzo.

En el fondo, las implicaciones de este esfuerzo son lo que nos hace evadir el cambio. Si somos retraídos, abordar a alguien que nos parece simpático en una fiesta, o subir a cantar al karaoke, exige soportar cierta incomodidad. Es más fácil pensar: “van contra mi naturaleza”, que hacerlo; aunque muramos de ganas de intentarlo. ¿Cuántas oportunidades haz dejado pasar porque no sentía congeniaran con su carácter?

En otra escala, esta falta de flexibilidad puede traducirse en no poder decidirse a intentar un cambio de carrera, un nuevo negocio o comprometerse emocionalmente. La flexibilidad es un indicador de salud emocional, además es una experiencia revitalizante.

Somos lo que hacemosiStockphoto/Thinkstock

Si una persona tímida tuviera que hablar constantemente con desconocidos, con el fin de realizar su trabajo, ¿habría cambiado su personalidad? Y si alguien agresivo frenara constantemente sus impulsos, ¿podría decirse que templó su carácter?

Probablemente éstas sean preguntas ociosas. El tímido se comporta constantemente como un extrovertido, y los demás reaccionan ante él de una manera distinta que ante un tímido. El agresivo es amable y los demás le devuelven un trato amable. A fuerza de voluntad, estas personas han cambiado su realidad.

Modificar la forma en que interpretamos y reaccionamos al mundo que nos rodea puede ser una experiencia transformativa, liberándonos para actuar de forma diferente. Al principio, se siente raro, pero con las nuevas conductas vienen nuevas experiencias, creando una retroalimentación que con el tiempo refuerza la transición.

También podría gustarte
Comentarios