Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Es tiempo de transformarte parte 2

¿En qué te quieres transformar?

Algunas cualidades son más fáciles de desarrollar que otras. Cada una requiere dominar una serie de habilidades
distintas, y en ocasiones, contraintuitivas. Por ejemplo, si tu meta es aprender a disfrutar de la vida, irónicamente, tendrás que estar más abierta a experimentar tristeza, ansiedad y miedo.
Si lo que quieres es aprender a pensar positivamente, tendrás que comenzar por actuar, el pensamiento seguirá a las acciones. Y ser valiente no significa no experimentar miedo, sino defender firmemente nuestros objetivos.  Cultivar estas características nos coloca en un camino de felicidad, satisfacción y propósito.

TRANSFORMACIÓN DESEADA

Desbordar en pasión

Reconocemos la pasión en cuanto la vemos. La tienen las personas totalmente comprometidas y profundamente involucradas en lo que hacen. 

Encontrar una causa que verdaderamente nos mueva, puede infundir un nuevo entusiasmo en la vida. El secreto de las pasiones que nos consumen, sin embargo, es que aunque no parezcan demandar esfuerzo, requieren disciplina y habilidad. Si fueran fáciles, no serían tan satisfactorias.

Estas pasiones, desde la pintura hasta las relaciones interpersonales, son capaces de transportarnos a esos momentos de flujo, en que nos perdemos en lo que estamos haciendo sin importar el tiempo.

Comienza con algo que no estás segura que puedas hacer. Esas mariposas en el estómago que siente son señal de que está a punto de descubrir una manera más apasionada de vivir.

Vivir a plenitud

Solemos tratar de aprender a lidiar con las dificultades, pero nunca nos concentramos en aprender a saborear los momentos positivos. Si todo lo que haces es transitar por la vida tratando de evitar lo malo, estás perdiéndote de la mitad de la experiencia.

Algunas personas tienen mayor habilidad que otras para complacerse con lo positivo. Los contratiempos, la enfermedad y la tragedia vienen y tocan a nuestra puerta, pero tenemos que lidiar con ellos. Lo positivo es distinto. Tenemos que abrir la puerta y salir a buscarlo.

ValentíaJupiterimages/Brand X Pictures/Thinstock

Solemos pensar en la valentía como en una cualidad física, el coraje necesario para someter al enemigo o enfrentar al dictador. Pero la vida común también requiere arrojo, aunque de un estilo más modesto y difícil de distinguir. Ese valor cotidiano puede involucrar confrontar a un jefe abusivo o hacerse responsable de un error. O simplemente, levantarse cada día con el ánimo de salir adelante.

Uno de los principales mitos en torno a la valentía es que es una cualidad de las personas temerarias, insensatas, que no perciben el peligro. No es así. La valentía se motiva generalmente por un fuerte sentido de deber. Las personas que se han comportado valientemente en situaciones difíciles dicen haber experimentado miedo, pero sentirse obligados a actuar por sus principios.

Podemos aprender a ser valientes, si nos decidimos a seguir adelante a pesar del miedo y la incomodidad. Decide lo que quieres ser: valiente, fuerte, gozosa, apasionada, optimista… El mundo está, literalmente, en tus manos.

 

También podría gustarte
Comentarios