Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Estar bella, empieza por una buena salud

Medioimages/Photodisc/Photodisc/ThinkstockIr al médico con regularidad es una costumbre, pero no debe ser motivo para olvidarnos que una revisión a fondo es lo mejor para saber cómo se encuentra el organismo y mantener cuerpo y mente en condiciones ideales. Con el aumento de la esperanza de vida, se hace necesarios prepararse desde muy temprano para alejar ciertas amenazas. Desde la década de los 70, especialistas médicos impulsan el hábito de los check-up en mujeres y hombres que no tienen síntomas de algún padecimiento, y más recientemente los recomiendan para niños y adolescentes.
La tarea de los doctores ha ido avanzando y a la revisión médica acuden principalmente hombres (63%) y las mujeres van en aumento. La edad promedio a la que se someten a la prueba es de 43 años, aunque aparece gente de todas las edades, jóvenes de 18 años y hasta personas de 80. Regularmente quieren saber cuál es su estado de salud y efectuar una rutina de ejercicio o porque la empresa les solicita un examen médico integral.

Camino por recorrer
El doctor Gustavo Rodríguez Leal, coordinador de la Unidad de Diagnóstico Clínico de Médica Sur, nos cuenta que “aun no hay una cultura médica de la salud en la población en general, ya que sólo asisten al médico cuando la enfermedad está avanzada, aunque también, reconoce que, hace falta que los médicos estemos convencidos sobre la importancia de la prevención para evitar problemas de salud en ocasiones irreversibles”. Pero todo mundo debe saber que el examen médico preventivo o check-up consiste en un examen clínico a fondo y que un médico internista es el encargado de realizarla, con el apoyo de tecnología de vanguardia.
Todos debemos saber que el check-up se divide en diferentes fases; en la primera el paciente llena un cuestionario, base de su historia clínica y después se tiene que someter a una serie de exámenes de laboratorio y gabinete. Con “los estudios clínicos se detecta oportunamente enfermedades que pueden afectar el bienestar de la persona de manera permanente, como infartos agudos del miocardio, arterosclerosis (endurecimiento de las arterias), cáncer de próstata (en hombres), tumores en la matriz y las mamas (en mujeres), quistes, cálculos, problemas de audición, alteraciones en la capacidad visual y enfermedades sexualmente transmisibles”.

Técnica y conocimiento
En la Unidad de Diagnóstico Clínico de Médica Sur –dice– hay un programa completo de revisión para hombres y mujeres de cualquier edad. Y brinda paquetes o estudios de acuerdo a la edad y el género. En mujeres es de 20 a 50 años y de 50 en adelante; en los hombres de los 25 a 50 años y de los 50 en adelante, según estos parámetros se efectúan estudios y pueden prevenir problemas de salud. Pero, no todo es para todos; por ejemplo: Si una joven de 18 años asiste a revisión y se le practican un estudio de mastografía, éste no le servirá de nada, a menos que tenga antecedentes familiares.
Al final del día la realidad es que “con el examen preventivo se han detectado cánceres pequeños de milímetros, que si la persona no se hubiera realizado el estudio jamás se habría descubierto en sitios ‘ocultos’, como es el caso de los pólipos premalignos que nacen en la parte interna del intestino, pero si la persona se tarda un par de años el cáncer hubiera avanzado más y la supervivencia de la persona disminuiría. Asimismo se han detectado principalmente enfermedades crónicas, como sobrepeso, obesidad, hipertensión arterial, problemas de colesterol, tabaquismo, problemas de alcoholismo social, entre otros”, reseña Rodríguez Leal.

Valor efectivo
Las revisiones tienen costo, pero como es cierto que la mejor inversión es la que se hace para el cuidado de la salud, ya que en una cuantas horas los especialistas, con las pruebas en la mano, están en posibilidad de identificar la causa de condiciones físicas y emocionales que inquietan a las personas, así como hábitos o situaciones de vida que pueden constituir un riesgo. El someterse a un examen preventivo por lo menos una vez al año es la mejor de las ideas Además, a partir de los 50 años un examen médico de este tipo se vuelve imprescindible en hombres y mujeres. No hay que olvidar que prevenir es siempre la mejor solución y es la oportunidad de asegurar una mejor calidad de vida.

Esencialmente femenino
La gineco-obstetra Angélica Illescas, director Médica de Laboratorio Médico Polanco, subraya que es factible reducir los riesgos de enfermedad de cada una de las etapas de la vida de la mujer; siempre y cuando se realicen los estudios correctos en el tiempo adecuado: A los 20 años. biometría hemática, química sanguínea, examen general de orina, colposcopía, papanicolaou (si ya inició vida sexual), ultrasonido pélvico y perfil hormonal y a los 30 años ultrasonido mamario, ultrasonido pélvico, papanicolaou, colposcopía, biometría hemática, química sanguínea de 27 elementos y examen general de orina. Esta es la etapa ideal para comenzar con la prevención de las enfermedades degenerativas.
A los 40 toda mujer debe practicarse una mastografía, papanicolaou, colposcopía, biometría hemática, química sanguínea de 27 elementos y examen general de orina. Al principio de esta etapa es el momento óptimo para comenzar a realizarte de forma anual la mastografía para descartar inicios de cáncer de mama. Al medio siglo se deben hacer pruebas como: biometría hemática, química sanguínea de 27 elementos y examen general de orina, mastografía, colposcopía, papanicolaou, ultrasonido pélvico y perfil hormonal. Es entonces que hay disminución del metabolismo y de la cantidad de hormonas, situaciones predisponen a la osteoporosis, la elevación de lípidos (grasas) y aceleración del endurecimiento de las arterias (arterioesclerosis). Por ello son indispensables la densitometría ósea y la química sanguínea periódica. En la sexta década se deben pedir exámenes de biometría hemática, química sanguínea, examen general de orina, placa de tórax y electrocardiograma. Es sumamente importante monitorear los niveles de azúcar en la sangre.

Cosa de hombres
El doctor Salomón Cohen Buzali recomienda a los hombres mayores de 20 años someterse periódicamente estudios que permitan al médico hacer una valoración de su estado de salud y reducir los riesgos de enfermedades características de cada una de las etapas de la vida. En la segunda década de vida deben saber cómo anda su biometría hemática, química sanguínea, perfil de lípidos, VDRL (para detectar enfermedades de transmisión sexual), prueba ELISA (VIH/SIDA), coproparasitoscópico y examen general de orina. A lo 30 años es la etapa ideal para prevenir enfermedades degenerativas y evaluar la función del corazón, hígado, riñones y pulmones, además de verificar los niveles de triglicéridos y colesterol, a las pruebas hay que agregar: espirometría (para medir la capacidad pulmonar) y electrocardiograma en reposo.
A los 40 se debe estar muy alerta para evitar los riesgos de padecer cáncer en cualquiera de sus formas, principalmente el de próstata, estómago o pulmón. Asimismo, se debe comenzar con la valoración del estado y funcionamiento del corazón. Se suman estudios de antígeno prostático.
El doctor Cohén recomienda a los varones realizarse un check up una vez al año y dice que “en Laboratorio Médico Polanco estamos convencidos que la labor de los laboratorios es importante para que el médico pueda llevar a cabo un diagnóstico certero, por lo que recomendamos siempre acudir con el especialista para que éste solicite y evalúe cada uno de los estudios y pruebas correspondientes a cada etapa de la vida”.

 ¿Y los niños y jóvenes, qué?
Los especialistas coinciden en que los niños y jóvenes deben ser incluidos en el check up, pues requieren de ciertos estudios de acuerdo a su edad, para atacar las enfermedades en su etapa más temprana. La doctora Angélica Illescas indica que una revisión para infantes debe hacerse con estos estudios: Coproparasitoscópico para determinar la presencia de parásitos, huevecillos o amibas; exudado faríngeo. Es una prueba que sirve para aislar e identificar los microorganismos que causan infecciones en la garganta, y examen general de orina. Proporciona datos útiles sobre la posibilidad de una infección urinaria y sobre el estado del riñón en general.

También podría gustarte
Comentarios