Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

¿Estás junto a tu media naranja?

¿Has tenido que besar muchos “sapos” antes de llegar al hombre que consideras indicado? Ahora que lo encontraste ¿cómo saber si son compatibles o no? Por un lado, piensas que lo son porque él es gracioso y te hace sentir bien, pero por otro lo dudas porque no comparten los mismos intereses y en ocasiones es muy celoso.

Sin duda, para conseguir la compatibilidad en la pareja se deben reconocer las virtudes y defectos de ambos, para definir si se acepta a la persona tal cual es o es preferible terminar por lo sano. Y es que no basta lo que digan los signos zodiacales o los tests, compartir una relación implica un esfuerzo que va más allá del amor, y su éxito o fracaso radica muchas veces en la elección correcta de ese alguien.

Conocer, elegir y respetar al otro

¿Cuáles son tus criterios para elegir pareja? ¿Te ha funcionado el físico, el carisma, el nivel intelectual, la posición económica o los intereses en común? Algunas mujeres responderán que sí, otras que no, pero en cualquier caso estos factores, aunque importantes, en realidad no determinan el éxito de una relación, pues se necesita también una estabilidad emocional de ambas partes para sellar el acuerdo de estar juntos.

Recuerda que no existe una fórmula para la relación perfecta, pero lo que resulta básico para una buena compatibilidad es la comunicación, pues de esta manera cada inquietud que tengan uno del otro podrán resolverla antes de echar a perder algo que, aunque en principio no parezca viable, puede funcionar en un futuro.

Pero cuidado, muchas veces los esfuerzos de uno u otro lado resultan inútiles y la pareja no logra consolidarse a pesar de la esperanza de que el otro cambie, en este caso lo más sano es reconocer la falta de compatibilidad y aceptar cuando una persona no es la indicada, por muy enamorada que estés.

La elección es básica, pues en un ejercicio de sinceridad contigo misma sabrás si en realidad ese hombre es el que estuviste buscando y se adecua a tus expectativas o no. Recuerda que cada una tiene a su propio hombre perfecto.

¿Compatibles en todo?

Dejarnos llevar por las emociones es común cuando se establece un vínculo amoroso, sin embargo esto nos ciega en principio y no vemos más allá de lo que deseamos, es la etapa del enamoramiento cuando idealizamos a la otra persona. Pero con el tiempo, lo que veías perfecto ya no parece serlo, entonces es momento de valorar aquello por lo que siguen juntos y saber si realmente son el uno para el otro.

Ahora, se debe mencionar que la compatibilidad no sólo aplica para saber si la relación funcionará, también existe la compatibilidad para relaciones imperfectas, enredadas en un círculo vicioso en el que se intercambian agresiones verbales y hasta físicas. En este caso, ser compatibles es algo que no aporta para crecer, sino para hundirse en una relación disfuncional.

Lo ideal es que la compatibilidad con tu pareja la enfoques hacia una relación dinámica, en constante cambio, que te permita el crecimiento y desarrollo, y se retroalimente con diversos puntos de vista, en una situación de respeto por la individualidad del otro.

En este mes del amor y la amistad reflexiona qué tan compatible eres con tu pareja y pregúntate si en realidad es tu media naranja.

También podría gustarte
Comentarios