Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Esterilización

Lo peor de ver perros abandonados o callejeros es saber lo fácil que es evitarlo. Si cada uno de nosotros, como dueños, esterilizáramos a nuestras mascotas, ahorraríamos el sufrimiento a miles de animales.
Existen diversas razones para no esterilizar a un perro: Quizá desee cuidar a los cachorritos de una amada mascota o se planee venderlos.
Hay dos razones imperdonables: Por desidia o por temer “traumar” al perro. Por fortuna, los perros son criaturas que viven el momento y, aunque prolíficos, no tienen como meta de vida criar una familia. Con esto aclarado, analicemos por qué es conveniente esterilizar a nuestras mascotas.

Mitos y ventajas

Aunque lo escuche con frecuencia, después de esterilizarlos:
•    Los perros, en especial las hembras, no sufren trastornos hormonales
ni de masculinización.
•    No se interrumpen sus crecimientos, físico ni sicológico.
•    Las hembras no se vuelven dominantes (si lo es, se debe a un problema de conducta que presentaría esterilizada o no).
• Sí es cierto que tienden a subir de peso, sobre todo las hembras, porque sienten mayor apetito. Por fortuna, es muy fácil prevenirlo con paseos diarios y la asesoría del veterinario.


Beneficios de la esterilización

En cambio, esterilizar a nuestra mascota nos brinda los siguientes beneficios:
•    Se aminora la reproducción descontrolada.
•    En el caso de los machos, ayuda a modificar conductas como agresividad, escapes (siempre que las causas hayan sido físicas y no sicológicas)
y frotamientos contra objetos o personas.
•    Las hembras dejan de presentar celo, por lo que pueden convivir con más facilidad con otros perros.
•    Evita el desarrollo de varias enfermedades, sobre todo las relacionadas con el útero y las mamas en las hembras, y de los genitales en el caso de los machos.
• Viven más años con una mejor calidad de vida.

El procedimiento

La esterilización de una mascota es un procedimiento sencillo y seguro.
La mayoría de ellos volverán a comer 24 horas después y recuperarán su alegría usual al tercer día.
Es muy importante que le administre únicamente los medicamentos que le indique el veterinario y que no los sustituya por medicinas para humano.

También podría gustarte
Comentarios