Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Estimula a tu bebé del gateo a sus primeros pasos

Tu pequeño ya no sólo es capaz de levantar su cabeza cuando se encuentra bocabajo, ahora está ansioso por descubrir el mundo que lo rodea. A los casi siete meses su desarrollo neuromotor se ha puesto en marcha, ¿en qué consiste? en

la adquisición de funciones que le permitirán al niño realizar actividades como caminar, ver y escuchar. Se trata de un proceso espontáneo que inicia alrededor de los siete u ocho meses, en el que el gateo es un importante impulso.

El gateo

Es la principal señal que nos anuncia que un niño comenzará
a dar sus primeros pasos. El gateo inicia poco después de que son capaces de sentarse por sí mismos,  entonces el pequeño voltea su cuerpo y se coloca sobre cuatro puntos -rodillas y manos-, en esta posición avanza hacia un objeto que le llama la atención o bien, para acercarse a alguno de sus padres.
Este proceso lo repite una y otra vez hasta lograr la perfección y adquirir rapidez. Una vez que logra su cometido, se hinca y busca sujetarse de algún mueble, pared o de las piernas de quien esté a su alcance para ponerse de pie y allí permanecerá por unos minutos, pues en este momento, sus extremidades aún no adquieren la fortaleza necesaria para mantenerse erguido durante largos periodos.
Cerca de los diez meses es cuando el niño logra llegar a este punto. Cuando se descubre realizando esta hazaña es común que se asuste, por ello es natural que sus pasos no sean hacia el frente, sino que se desplaza hacia los costados, con la única ayuda de sus manos que le sirven como apoyo y estímulo para continuar avanzando, así es como se percata de que no tiene que detenerse.

Estimúlalo

Tu apoyo es fundamental para darle seguridad, evidentemente influye para que se atreva a ejecutar nuevas actividades. En esta misión de comenzar a dar los primeros pasos los estímulos que le des jugarán un papel muy importante, sigue los consejos del especialista:

•  Coloca a tu bebé bocabajo y masajea suavemente su espalda, eso hará que se arqueé y poco a poco tome fuerza.

•  Acuéstalo boca arriba, acerca tus dedos a sus manos para que se sujete y levántalo. Ayúdalo a incorporarse lentamente, después llévalo de regreso al punto de partida.

•  Toma sus piernas y llévalas lentamente hacia su estómago, estíralas nuevamente. Repite este ejercicio diez veces.

•  Toma sus brazos y con mucho cuidado ayúdalo a hacer círculos.

•  Enséñale juguetes u objetos que llamen su atención y anímalo a alcanzarlos.

•  Cuando lo vistas ayúdalo a incorporarse por completo e impúlsalo para que dé pequeños saltos sobre la cama, esto le ayudará a fortalecer sus piernas.

Medidas de seguridad

Dejarlo en libertad te implicará tomar ciertas medidas de seguridad, como por ejemplo:

•  Mantener cubiertas las conexiones de electricidad.

•  Limpiar perfectamente el piso de tu casa, varias veces al día.

•  Evitar que queden a la mano objetos pequeños que pueda llevarse fácilmente a la boca o introducir en su nariz u oídos.

•  Quitar cualquier adorno que se rompa con facilidad.

Esta etapa también te demandará un alto grado de paciencia y tolerancia, pues movido por la curiosidad y por el impacto de descubrirse dando sus primeros pasos, el bebé deseará pasar menos tiempo en un lugar fijo y preferirá desplazarse por todas partes con tu ayuda.

Pruebas que deberás solicitar al pediatra

Asegurarte de que tu bebé está completamente sano y apto para lograr un pleno desarrollo, es una tarea que debes imponerte desde el momento de su nacimiento.

• Al nacer o durante los primeros meses, el pediatra deberá juntar las piernas del bebé, las doblará a nivel de la rodilla y le abrirá las piernas, si se escucha un chasquido significa que hay una luxación en la cadera, pero no te alarmes, se trata de algo que puede remediarse de manera sencilla.

El médico te aconsejará que pongas tres o cuatro pañales a tu bebé para mantenerle las piernas abiertas, por un periodo de dos a tres semanas, tiempo que tarda en corregirse el problema.

• Durante los primeros meses de nacido y hasta que cumpla el primer año, la visita al médico es obligatoria, ya que se lleva un control muy estrecho, y es en este tiempo, en el que se puede detectar algún problema.

• Si al llegar a los siete meses tu pequeño no se hinca, puede ser señal de que existe algún problema físico, al igual que si las piernas son incapaces de mantenerse rígidas, en este caso deberás de acudir inmediatamente al médico para que determine de qué se trata y se inicie un tratamiento temprano.

• No te preocupes si tu bebé no inicia con esta parte de su desarrollo en el periodo esperado, siempre existe un rango de tiempo para que lo haga.

También podría gustarte
Comentarios