Estresorexia

Pixland/ThinkstockCada vez son más las mujeres que se saltan las comidas debido a las presiones emocionales, ocasionadas por sus actividades cotidianas. Sienten que literalmente “se les cierra el estómago” y así es como empiezan a adelgazar de manera muy notoria.

Cuando el cansancio quita el hambre

Para algunos psicólogos, la estresorexia es un término que se utiliza informalmente para relacionar el estrés laboral o emocional con algún tipo de desorden alimenticio y cuando la estresorexia se prolonga por mucho tiempo, puede tener consecuencias físicas muy graves a largo plazo.

Para saber si tú o alguna mujer que conoces pudiera padecer estresorexia, basta con que pongas mucha atención a lo siguiente:

Inventan excusas para no comer con alguien más o en público, o simplemente se saltan las comidas.

Bajan de peso constantemente y llegan a niveles que jamás tuvieron.

Argumentan que no tienen tiempo para comer.

Ignoran a quienes les advierten que su aspecto no es saludable.

Consumen muchas bebidas como té o café. Piensan que esto les puede brindar energía, pero a lo largo de día y de los meses, se sienten débiles por la falta de alimentación saludable.

Superwoman…

¿A qué costo?

Generalmente, las mujeres con estresorexia tienen entre 30 y 40 años de edad, son muy valoradas en el medio en que se desenvuelven y tienen grandes expectativas en la vida, además se exigen demasiado. Por lo regular, este desorden alimenticio se presenta más en mujeres que son madres.

Las múltiples ocupaciones tienen un precio alto, ya que las llamadas “Superwoman” son perfeccionistas, quieren hacerlo todo y hacerlo bien, no descansan y tienen que hacer malabarismos para abarcar mucho más de lo posible.

Se trata de una mezcla entre estrés y anorexia. Si estás afectada por este desorden alimenticio, verás que comienzas a adelgazar de forma notoria, sientes que no puedes comer aun cuando sientes hambre, te excusas de la falta de tiempo y te haces fiel consumidora de café, bebidas light, té y otras infusiones.

Los especialistas afirman que la estresorexia se desarrolla debido a que en la mayoría de los ambientes laborales no existe una cultura de trabajo saludable: salir a desayunar no es bien visto y se incentiva el hecho de comer muy poco o nada sobre un escritorio.

Para vencerla

1. Date tiempo para realizar tres comidas al día, sin importar la cantidad de trabajo que tengas.

2. Busca el lugar o espacio adecuado para comer, no lo hagas en tu escritorio.Brand X Pictures/Thinkstock

3. Si se te complica salir a comer por la carga laboral, prepara tus alimentos en casa y llévalos al trabajo; sin embargo, no los consumas en tu oficina.

4. Destina un tiempo razonable para realizar tus comidas, hazlo con calma. Dedica al menos 20 minutos para tus alimentos.

5. Disminuye la cantidad de café, refrescos, té y bebidas light.

6. Aumenta el consumo de alimentos ricos en minerales, fibras y vitaminas. Hígado, almendras, lentejas y espinacas son alimentos que debes incluir en tu dieta diaria.

7. Realiza actividad física de manera regular.

8. Consume los nutrientes necesarios para cumplir con tus obligaciones diarias como madre y como trabajadora.

 

También podría gustarte

Comentarios