¡Evita la resequedad nasal!

0

Los cambios bruscos de temperatura, la contaminación, el humo de tabaco y la inhalación de sustancias irritantes o solventes, son causas típicas de la resequedad en las fosas nasales.

Igualmente, durante un episodio de gripe o alergia, utilizar pañuelos desechables en exceso puede provocar esa resequedad, que probablemente se convierta en una molesta irritación.

Para evitarlo, lo más recomendable es beber abundantes líquidos y hacer inhalaciones de vapor para rehidratar la mucosa

Los lavados nasales con agua de mar también ayudan a mantener la nariz correctamente humectada, sobre todo en las grandes ciudades.

¡Evita la resequedad nasal!

De acuerdo con los especialistas, el agua de mar en su forma natural contiene elementos benignos para la salud, entre los que podemos encontrar:

• Cobre: como un excelente desinflamatorio.
• Manganeso: es auxiliar en alergias.
• Plata: evita la propagación de gérmenes y bacterias.

Lavados nasales

Existen una gran variedad de sustancias salinas envasadas y estériles, que se aplican con un spray para mantener lubricadas las fosas nasales. Con los lavados nasales se restaura y mantiene la cavidad nasal correctamente humectada y ayuda a combatir la epistaxis, que es el término médico con el cual se refiere a las hemorragias originadas en las fosas nasales por resequedad.

La epistaxis comúnmente puede ser originada por un resfriado común, factores ambientales, traumatismos, cuerpos extraños, uso excesivo de fármacos, así como enfermedades infecciosas, entre otros

Las enfermedades respiratorias tienen mayor incidencia en las grandes ciudades, porque los contaminantes que se encuentran en el ambiente contribuyen de manera importante a la resequedad y al desarrollo de molestias en las vías aéreas, por ello la importancia de atenderlas eficazmente, pero sobre todo, prevenirlas.

Tambien te puede interesar


  • Tambien te puede interesar