Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Evita que te controlen

Hemera/Thinkstock.A veces pensamos que puede ser complicado detectar cuando alguien nos manipula porque a simple vista parecería que sus acciones están dirigidas a protegernos.

“Ambas personas reconocen perfectamente lo que está sucediendo y es necesario que lo hablen con claridad, tanto uno como otro deben exponer de manera respetuosa sus sentimientos, sus temores y buscar entre ambos una solución”, afirma la psicóloga Nélida Padilla, catedrática de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Es recomendable que cuando se presente una situación de control, se le haga saber al compañero diciéndole que uno percibe su intención, por ejemplo: ‘¿Te das cuenta de que tratas de controlarme cuando me dices cómo debo vestirme?’. En el momento en que ambos son capaces de reconocerlo, se da un paso adelante para salir de este sistema de vida.

María Magdalena Egozcue, autora del libro Primeros auxilios psicológicos, Editorial Paidós, recomienda: “Aprenda a creer en usted mismo, en sus capacidades; no permita que lo manipulen o que pretendan provocarle sentimientos de culpa. Si alguien que ejerce algún tipo de autoridad sobre usted (padres, jefe, cónyuge, etc.) quiere manipularlo con actitudes agresivas ya sea alzando el tono de voz, con amenazas o dejando de prestar atención a lo que usted dice, con la finalidad de imponer su voluntad, permanezca lo más tranquilo posible y ponga límites claros. Por ejemplo: ‘Si quieres, podemos hablarlo tranquilamente como adultos que somos’, o simplemente evite caer en su juego y retírese”.
Ahora bien, cuando el comportamiento es recurrente y además es perceptible que no hay colaboración de quien ejerce el control, por cambiar de actitud, lo más indicado es buscar el apoyo de un especialista en psicología de pareja, pues llegar a este punto es señal de que el esfuerzo de uno solo no es suficiente para sortear el problema. La autora también hace énfasis en lo importante que resulta no olvidar el propio valor que se tiene como persona y reafirmarlo ante sí mismo constantemente recordando sus capacidades, necesidades y deseos, “no le otorgues a nadie más el poder de actuar sobre ti. Podrías ser víctima de la culpa nuevamente si le dejas el control de tu vida o de tus actos a otra persona”.

La estabilidad de una relación de pareja se basa en muchas características que permiten generar un ambiente sano y de mutuo crecimiento, y una de ellas es precisamente que ambos aprendan a respetar sus espacios. Es una realidad que cuando decidieron compartir la vida, también planearon un proyecto común, pero parte del crecimiento es justamente que cada uno conserve también sus objetivos personales. Pasar mucho tiempo en compañía de la pareja puede parecer un estado ideal, sin embargo, se requiere que cada uno realice actividades por separado, conviva con sus amistades o familiares y guarde tiempo para sí mismo. A la larga esto permite que tengan mucho más cosas que compartir, enriquezcan y fortalezcan su relación afectiva.

También podría gustarte
Comentarios